Soneto Con Sabor A Ti

Caía la tarde y pasaba lenta sobre las copas de los olmos del parque, mientras la poesía de Neruda se desvanecía entre mis manos, copando mi mente de melodía y arte. Las palabras se sucedían como notas musicales y viajaban desde los ojos hasta lo más profundo del alma dejando huella allá por donde pasaban. De vez en cuando el sonido de los pájaros me hacía levantar la vista mientras los últimos versos todavía resonaban. La fuente cantaba a lo lejos y los pasos perdidos de algún desconocido arrastraban la arena con su crepitar calmado y áspero. Agotaba las palabras dándole forma en el poco cielo que se abría sobre mi cabeza rodeada de un verde frondoso y fresco entregado al sensual baile del viento. Entonces cerraba los ojos, inspiraba profundamente y me dejaba empapar por la musicalidad de las rimas asonantes. Y mientras leía versos y palabras de amor, olvidé las de desamor y dolor, impregnando mis sentidos con el dulce aroma de un papel que supuraba ternura, romanticismo y calor por sus poros. Cada estrofa, cada rima, cada verso me acercaba más a ti. La poesía se apoderaba de mi alma en la misma medida en que tu recuerdo lo hacía de mi mente con imágenes y gestos tuyos. Sonrisas, palabras, flashes de tu voz retumbando en el fondo de mi pecho. Leer a Neruda me hacía creer de nuevo en el amor y desde hacía días esa palabra iba unida a tu nombre.Por momentos quise abandonarlo todo y dedicarme sólo a la apasionante y ardua tarea de hacerte feliz. Dejar mis estudios, mis pasiones, mi casa y mi vida, para dedicar todo mi tiempo a doctorarme en tus placeres. Y busqué la manera de decir te quiero a través de la mirada, evitando las palabras. Porque hasta entonces todo lo más que compartíamos eran eso; fugaces y esquivas miradas de parte a parte cargadas de sentido y sentimiento, de palabras mudas y silencios de pasiones contenidas. Y como el rayo que cae de pronto e ilumina la escena de una ciudad dormida, un soneto me trajo la manera de expresar que en los días eres dueña de mis ojos y en las noches haces tuyo el reino de mis sueños. "Ya eres mía", comenzaba el poema, para concluir diciendo "y ya no soy sin ti sino sólo tu sueño".

Y es que Sucede Que Hoy poesía fuiste tú en mi memoria...

7 comentarios :

Noelia | 02:36

No sé cómo expresar todo lo que pasa por mi mente ni lo que mi corazón siente cuando me detengo a leer tu blog. Pero seguro que es algo muy parecido a lo que tú experimentas cuando lees al gran maestro Neruda. Simplemente me dejas sin respiración...

Besos!

Anónimo | 20:31

Es cierto sin ojalás la vida no es igual, sería como si nos quitaran un poco de deseos y otro más de inspiración. Tú con cada linea que escribes provocas en mi lo mismo que Neruda en ti.

BESOTE
Marlene

juancarlos | 20:47

Me encanta Neruda...es sensacional sin duda, sobretodo para alguien con mi torpeza a la hora de escribir me fascina aun mas. dejo esto realmente maravilloso...

http://www.goear.com/listen.php?v=4b5412a

aunque no poste todos los dias no pasa uno sin que lea los relatos
un saludo ;)

Pablo Martín Lozano | 22:41

Noelia: Gracias por lo que dices, aunque he de reconocer que leer eso me encoje, en el sentido de que pienso...¿De verdad? ¿Yo? ¿Cómo?
Todo un halago.
Gracias de corazón.
Besos.

Marlene: Coincides con Noelia y el sentimiento por mi parte es el mismo. Yo no digo más que lo que a todos puede sucedernos. Lo de Neruda es cosa aparte.
Igualmente gracias de corazón.
Besos.

Juancarlos: De Neruda pocas cosas quedan que decir y menos todavía de su calidad. Gracias por ese paso silencioso y que sepas que aquí estamos alegres de leer tus comentarios.
Un abrazo.

Elle | 22:54

Gracias por escribir. Siempre.

Besos desde muy lejos... =**

Encarni | 22:58

Cuántas veces hemos hecho referencia a Neruda en diversos comentarios. Te dejo escrito parte de uno de sus poemas, que ya conoces, pero esa es mi forma de aportar hoy un granito de arena.

"Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

...

Me gustas cuando callas porque estás como ausente. Distante y dolorosa como si hubieras muerto. Una palabra entonces, una sonrisa bastan. Y esto alegre, alegre de que no sea cierto."

Recuerdo que este poema nos ayudo a encontrarnos en este mundo loco en el que vivimos.

Mil besos.

Pablo Martín Lozano | 23:11

Elle: (Bonito cambio de nombre) Gracias a ti por leerme. Siempre y sincero.

Besos.

Encarni: Gracias por tu granito de arena, lo mismo que a Juan Carlos, que se me ha olvidado antes. Es verdad eso de que Neruda tiene culpa de que nos conozcamos. Existe una extraña conexión gracias a él.

Besos y gracias.