10 com

Se Me Deshace Tu Amor En La Boca

Se me deshace tu amor en la boca cada vez que recuerdo el sabor de los besos que se quedan en la comisura de mis labios. Se me deshace tu amor y nada puedo hacer sino extrañar tus manos traspasando la piel de mi pecho haciendo latir con fuerza al que habita adentro. Se me deshace tu amor en la boca y al hacerlo se me endulza la lengua y mi rostro refleja la paz que siento cuando es el sabor de tu esencia el que trago con entrega y desenfreno. Pero son largas las horas cuando siento que estás lejos. Largas, frías y pesadas; lentas, sosas y apenadas. Y con la sombra de tu ausencia persiguiéndome entre las paredes de mi habitación trato de cerrar los ojos al mundo y encontrarme contigo en el universo de mis sueños. Pero el sueño se burla de mí y me mantiene en una vigilia dolorosa sin tu respiración pausada al lado. Y te pienso. Y te extraño. Y te suspiro. Y te deseo. Y entretanto te sigo extrañando. Se me deshace tu amor en la boca cada vez que recuerdo el sabor de los besos que se quedan en la comisura de mis labios. Se me deshace tu amor y nada puedo hacer sino anhelar el momento en que la máxima distancia que nos separe sea la que dejen nuestros cuerpos cuando ni el aire pase entre nuestras pieles.

Y es que Sucede Que Hoy te anhelo, te extraño, lo anhelo, lo extraño...

Comentarios »
8 com

Feliz Felicidad


Y es que Sucede Que Hoy y por siempre os deseo lo mejor...
Comentarios »
10 com

Uno De Nuestros Momentos

La lluvia caía con fuerza resbalando por el cristal de la habitación del hotel mientras mis brazos rodeaban tu cintura y observábamos el agua bajando las calles de aquel pueblo adoquinado. Ni el gris del cielo encapotado podía arrebatarnos la ilusión de sabernos juntos y solos en aquel lugar alejado de la realidad. Las sábanas todavía revueltas atestiguaban el amor entregado en ellas hacía sólo minutos, cuando el sonido de la lluvia comenzaba a llenar la habitación con su incesante traqueteo. Afuera, los termómetros indicaban todo lo contrario a lo que en nuestros pechos se vivía y aquel agua que las nubes descargaban con fuerza no hacía sino limpiar y purificar nuestras almas vendidas al poder sublime de amar sin límite. Un piano sonaba de fondo marcando el tempo con el que mis labios descendían por tu cuello y tu sonrisa nerviosa empañaba el cristal de la ventana con el aire de tu esencia exhalada. El mundo giraba sólo para nosotros. El tiempo se había detenido en el momento en el que con voz rota y dulce habías dejado escapar de tu boca un suspiro. Y conforme nuestros corazones se fundían en un latir compartido y nuestras miradas se perdían por aquel paisaje blanco, la noche fue cubriendo de pardo el ya ennegrecido cielo, y de magia el instante en el que comprendimos que nada tenía más sentido que nuestros momentos de amor pleno.

Y es que Sucede Que Hoy imaginé una situación cercana...

Comentarios »
8 com

Y Olvidar El Resto

Quiero abrazarte y olvidar que el mundo existe. Respirar sólo por y para inhalar tu sentimiento. Latir únicamente para hacerte partícipe de la emoción de mi pecho cuando estás cerca. Encerrarme en ti y cerrar los ojos a las obligaciones. Hacer oídos sordos a todo menos a tus te quiero. Desprenderme del estrés con la pócima mágica de tus besos. Quiero que el único camino que recorra mi cuerpo sea el que me lleve de tu labios hasta el final de tus piernas, mientras las sábanas nos cubren por completo. Desconectar, sentir, vivir al ritmo de tu respiración en mi cuello. Lento, pausado, entregado al noble arte de simplemente existir por un momento eterno. Cerrar los ojos y retener en mi mente la imagen de tu última sonrisa. Entrelazarnos para juntos escapar de la rutina. Quiero, quiero, quiero, pero no puedo. Y al no poder me desespero. Me desespero y sueño con poder hacerlo. Pero siempre termino por acatar las órdenes del maldito despertador y otro día como el de ayer comienza sin ni siquiera poder detenerlo. Y cuando ya me resigno al inevitable estrés de los días largos sin ti, me aferro al recuerdo de tu voz susurrando en el silencio un te amo por encima de las circunstancias. Y en eso creo. Quiero, quiero, quiero, pero no puedo. Quiero, quiero, quiero y en cuanto pueda todo se hará cierto.

Y es que Sucede Que Hoy quisiera sólo estar contigo y olvidar el resto...

Comentarios »
2 com

La Hoja Que Quiso Ser Libre

Y en aquella hora de la tarde la hoja decidió dejar atrás sus miedos y saltó al vacío del aire de la ciudad, desprendiéndose de la rama que le había visto nacer. Sintió cómo el viento rozaba su piel reseca y agrietada de color marrón y creyó que acababa de probar el sabor de la libertad. Voló entre algodones mecida por el vaivén del revuelo levantado por el tráfico de aquellas horas y respiró satisfecha con la seguridad de haber tomado la decisión correcta. Durante su breve pero intenso trayecto hasta el suelo recordó sus días allá en lo alto, aferrada a la vida que ahora poco a poco veía alejarse cada vez más y más mientras las que habían sido sus compañeras ya lloraban su pérdida. No lloréis -pensaba ella inconsciente de su fatal e inminente desenlace. No lloréis porque sólo he querido experimentar la sensación de navegar libre por el aire frío de este diciembre atípico. Y sin tiempo de mirar atrás, su cuerpo lánguido fue cayendo lentamente dibujando eses en el aire hasta chocar contra el parabrisas delantero de mi coche parado en un semáforo. Escuché el quejido de su voz rota al impactar contra el cristal y seguí con la mirada su descenso parsimonioso hasta perderse por la parte delantera y caer al asfalto. Pereció. Lo sé porque su llanto quebrado no dejaba lugar a dudas. Pero en lo que duró su viaje, aquella hoja intrépida experimentó lo que siempre había soñado: volar, aunque para ello muriera en el intento.

Y es que Sucede Que Hoy una hoja se posó en mi parabrisas...

Comentarios »
8 com

500 Suspiros Y Aire Para Más

Muchas letras han llovido desde que hace algo más de dos años el sueño loco de quien escribe y suscribe echó a andar por estos lares de la creación nocturna de relatos fugaces sin fecha de caducidad. Historias contadas con nocturnidad y alevosía; narraciones y vivencias que poco a poco fueron adoptando un estilo propio. Con ésta ya son quinientas las veces que me he enfrentado al frío del fondo blanco bajo la mirada desafiante del cursor parpadeando. Muchas han sido las batallas lidiadas con ese enemigo en forma de barra vertical que aparece y se esconde con la fugacidad de las ideas. Y aquí sigo, con menos dedicación de la que desearía y con más ganas de encontrar mi espacio en la vorágine del universo de las letras. Saltar al mundo del papel ahora que hay quien dice que está muerto. Es inevitable: soy así. Día tras día, noche tras noche, relato tras relato he viajado por mi imaginación a veces y por mis entrañas otras muchas, en busca de una voz propia capaz de plasmar emociones comunes y al mismo tiempo saciar mis ansias de desahogo. Gritar bajo el silencio de mi habitación, sólo perturbado por el sonido del teclado del ordenador. Y uno echa la vista atrás y se da cuenta del camino recorrido, del derroche de letras unidas, del derrame de sentimientos desnudados entre oraciones. Y cuando te preguntas si todo esto valdrá la pena, luchas contra la desidia aferrándote a aquello de que "quien la sigue, la consigue". Y en eso estamos. Con quinientos retales de mí a las espaldas publicados en este humilde rincón y con quinientos millones más que quisieran ir viendo la luz con más asiduidad de la que el tiempo y los quehaceres me permiten. Son tiempos de escasez y recortes, pero la crisis de letras, como la financiera, pasarán a la historia antes o después.

Y es que Sucede Que Hoy cumplo 500...

Comentarios »
4 com

Abrigo Rojo

Al ver cómo salía de la cafetería dejó unas monedas que cubrían más que de sobra el importe de la infusión que todavía humeaba delante de él y salió acelerado detrás de ella. Parecía un detective de los que algunos contratan pensando que aún sin confianza su relación puede sobrevivir. Los poco más de diez minutos frente a ella observándola de espaldas desde la barra le habían bastado para encender el fuego en su pecho. Necesitaba saber quién se escondía debajo de aquel abrigo rojo sobre el que descansaba una larga y lisa coleta. Siguió sus pasos manteniendo siempre una distancia prudente y recorrió así calles y plazas tras la estela de luz que desprendía el aura de aquel ángel disfrazado de mujer. De pronto, al girar una esquina, su corazón se aceleró al no distinguirla entre la multitud que abarrotaba aquella calle de edificios antiguos y amontonados. Continuó abriéndose hueco entre la gente, nervioso, escuchando a su paso los rumores de aquellos que iba apartando cogiéndolos del hombro. Sus labios no daban abasto para pedir tanta disculpa. Y en una de aquellas, cegado en avanzar en busca del abrigo rojo, golpeó con su brazo el de una mujer que inmediatamente se giró clavando sus ojos en los de él. Le impactó la fuerza de aquella mirada. "Lo siento", dijo. Y cuando ya iba a emprender la marcha de nuevo, vio que del otro brazo de su última víctima colgaba aquel mismo abrigo rojo que apenas minutos atrás le había hecho perder el juicio. Volvió a mirar hacia el rostro y reconoció la coleta larga y lisa. Un escalofrío recorrió entonces su cuerpo.

Y es que Sucede Que Hoy simplemente narré...

Comentarios »
2 com

Amanece Madrid

Recorro las calles de un Madrid al que le cae con peso el frío en estas fechas en las que ya se empiezan a ver las luces de navidad por las calles. La ciudad comienza poco a poco a despertar mientras me adentro en ella y cada vez son más las persianas que anuncian los buenos días con sus sonidos desgarrados. El humo de un café caliente asciende desde el vaso que sujeto con mi mano amoratada por el helor y se cuela por mi nariz hasta templarme el ánimo y la temperatura interna. Contemplo los rostros de la gente desconocida con la que me tropiezo en cada calle y me doy cuenta de que todas las ciudades del mundo deben ser similares cuando amanecen; mismos ciudadanos apresurados por llegar al trabajo o volver de él después de toda una noche, los que van igualmente apresurados pero rumbo a la escuela con los hijos, o los infelices a los que su paso acelerado y nervioso delata una noche furtiva en la que se les ha hecho demasiado tarde. Son lo que más corren. Conforme pasan los minutos, los semáforos, que hasta hace apenas una hora sólo servían para teñir de colores el agua de los charcos, van cobrando más sentido a medida que el asfalto empieza a poblarse de vehículos. Algunos teléfonos móviles comienzan a sonar por las aceras. Comienza un nuevo día. Otro más como el de ayer. Y el de mañana. Para algunos.

Y es que Sucede Que Hoy viajo a Madrid...

Comentarios »
2 com

Latidos Profundos

Como si al cerrar los ojos se me abrieran las puertas de un universo nuevo repleto de paz y sosiego. Unas escaleras de mármol frío descienden hasta los sótanos de mi consciencia que poco a poco va sintiendo como se le apaga la luz. Desciendo peldaño a peldaño y en el camino siento como mis músculos se van relajando hasta dejar caer su peso muerto sobre las sábanas templadas de mi cama. La respiración poco a poco se acompasa con el leve sonido del agua fluyendo que creen escuchar mis oídos mientras realizo el descenso. Voy cayendo en los dominios del sueño hasta rendirme de una vigilia insostenible ante tanto silencio. Inspiro. Espiro. Inspiro. Espiro. Olvido la lucidez y las imágenes comienzan a entremezclarse dibujando formas cubistas de ángulos imposibles. Un estado de profunda calma va inundando cada rincón de mi cuerpo como el agua derramada de un vaso que sigue llenándose. Respiro aires de paz mientras los sueños se siguen sucediendo a una velocidad de vértigo. Tú, yo, aviones, besos, ciudades, abrazos, sonrisas.... Todo está estrechamente desenlazado en una desunión conexa. Todo a mi alrededor se encuentra en un estado de absoluta quietud. Creo estar muerto, y sin embargo todavía escucho latir mi corazón. Pum, pum. Pum, pum. Y cada vez más fuerte. Y más. Y más. Hasta que se para. Entonces despierto y veo cómo te das la vuelta entre mis sábanas y dejas caer tu mano sobre mi pecho. Siento tu tacto. Y vuelvo. Pum, pum. Pum, pum.

Y es que Sucede Que Hoy latí profundo, dormí profundo...
Comentarios »
6 com

Con Sólo Mirarte

Disparo palabras que rebotan contra las paredes inmunes de unos tímpanos negados. Siento la desesperación de quien pretende explicar a un ciego los colores del arco iris. Los ojos salen de sus órbitas atónitos ante lo que están leyendo, incapaces de creer que algo así pueda estar sucediendo. ¿Cómo decirte que...?¿Qué hacer para lograr que salgas de ahí y vuelvas a la realidad sin el velo de la duda? Las palabras se amontonan a las puertas de los labios que permanecen abiertos en un gesto de incredulidad. Sudores fríos recorren mi cuerpo y un ligero temblor en las manos denota mi nerviosismo; la situación empieza a superarme. Por momentos creo estar en la típica escena de ¿cable rojo o cable azul? El problema es que cuando me decido a cortar uno, de pronto desaparece porque la situación si no es demasiado fácil. Ya no sé si estoy soñando; todo parece tan insultantemente real y al mismo tiempo poco creíble. Es como querer negociar un sentimiento. Estar dándolo todo para que, de pronto, un soplo de elucubración se atreva a llevarse por delante la confianza preestablecida. Suerte que existen las miradas, espejos insobornables de las verdades del alma. Esperaré a tenerte enfrente para convencerte de mi inocencia con sólo mirarte...

No fue hasta que terminó de leer el manuscrito que se dio cuenta de que la angustia que gritaban aquellas palabras había traspasado sus pupilas y en su interior la fatiga era ahora asfixiante. Miró a su alrededor y cayó en la cuenta de que llevaba varios minutos absorto en aquella carta desesperada, escrita en una libreta que un desconocido había extraviado o tal vez se habría desprendido de ella en aquel lugar y él, ahora, había encontrado. ¿Pero quién? Su curiosidad, unida a su espíritu de narrador y creador de historias, le hizo caer en la cuenta; acababa de encontrar argumento para su nueva novela.

Y es que Sucede Que Hoy volví a los giros...

Comentarios »
6 com

Reescribir Las Normas Del Amor

Fue una noche de verano, cuando la luna se acababa de instaurar en lo más alto y la madrugada se cubría con su negro manto. El aire pesado y cálido de julio se pegaba a la piel augurando una noche de caricias y roces improvisados. De fondo el sonido del mar golpeando contra el espigón en aquel canal que se abría ante ellos mostrando la inmensidad de un mundo que pronto comenzaría a parecerles pequeño. Tal vez aquellas mismas aguas bañaron alguna vez sus pieles desnudas cuando todavía un vasto océano les separaba. La música rondaba aquella noche entre las mesas repletas de gente tan desconocida como ellos mismos apenas una semana atrás, justo antes de que el destino decidiera cruzarlos un día para descubrirles un sentimiento forjado en otra vida. De sus miradas estallaban fuegos de artificio cada vez que, suspendidos en el aire, sus ojos se entrecruzaban en busca de una profundidad que les llevara hasta la mismísima esencia. Y bañados por la suave brisa estival, con la emoción de dos almas que de pronto creen reencontrarse después de toda una vida buscándose en lugares incorrectos, la magia del amor estalló entre los labios entregados en un beso tan prematuro como necesario, en el preciso instante en que sin hablar, los dos cedieron ante el empuje del corazón e internamente escucharon: reescribamos las normas del amor.

Y es que Sucede Que Hoy es una bonita fecha...
Comentarios »
10 com

Tenía Que Volver

Después de muchos días sin hallar el modo de volver a la única rutina diaria que verdaderamente le llenaba de placer, fueron suficientes las palabras de un desconocido para devolverle las ganas de escribir de nuevo. Atrás quedaban las noches de desidia y abandono en las que la ociosidad terminaba siempre por vencer en la batalla del tiempo. Corrió las cortinas para que la luz de la inspiración volviese a penetrar por sus pupilas directa a su alma y se dijo basta a sí mismo. Basta de relajaciones y ocupaciones insulsas. Salió a la calle, directo al establecimiento en el que durante tanto tiempo se había provisto de todo el material necesario para ejercer su apasionada afición; la escritura. Compró un paquete de hojas lisas recicladas y un recambio para la estilográfica que le acompañaba desde el día en que su abuelo, hombre hambriento de letras y saber, le había dicho que depositaba en él su confianza de ver algún día correr la tinta de esa pluma sobre los renglones de un cuaderno que terminara por ser libro. Desde entonces nunca más se separó de ella. Ciudades perdidas, países lejanos, lugares cotidianos o no; aquella Parker hablaba multitud de idiomas en un perfecto castellano. Y cuando ya dispuso de todo lo necesario volvió a casa, se sentó frente a su escritorio, cuadró las hojas y destapó su amada pluma. Respiró profundo y repitió interiormente: "va por ti, abuelo".

Y es que Sucede Que Hoy supe que tenía que volver...
Comentarios »
6 com

Un Tesoro Perdido En La Ciudad

Oculta entre las ramas de una inesperada, nueva y verde vida descansa aferrada entre espinas una carta con sabor a despedida. Despedida de las de "hasta luego", aunque ahora no la veas, aunque ahora en tu desconocimiento continúes absolutamente ajena. Y allí permanecerá oculta a los ojos de los transeúntes acelerados, indiferente al paso constante de los coches que transcurren a toda hora por aquel punto céntrico de la ciudad, hasta que tus ojos la localicen guiados por el rastro de mi amor por ti. Un rastro que fui dejando desde que la comencé a escribir, para que así pudieras encontrar aquel tesoro en forma de papel y letras escritas con la fuerza de un sentimiento auténtico. Puedo imaginar tu rostro dibujando una sonrisa incrédula al comprobar que realmente mis pistas llevan hasta una verdad; tus ojos asombrados al encontrar el trozo de papel garabateado arrancado de una libreta a rayas; y hasta el suspiro prolongado y profundo tras descifrar el mensaje que con amor traté de plasmar en su interior. Nos sentiremos como niños jugando a las cartitas de amor cuando la encuentres; a escondites y tesoros de los que valen más que un regalo. Con pasión, con devoción, con auténtico y puro amor te lo concedo; y ahora por la magia que la envuelve, sólo me queda desear que tras leerla nos encontremos.

Y es que Sucede Que Hoy jugué a la búsqueda del tesoro...

Comentarios »
4 com

Ambición De Ti

Si por ambicioso entiendes aquel que posee un deseo ardiente de conseguir poder, lo admito, lo soy, lo siento; a veces quiero conseguir poder: poder detener el tiempo en los momentos en que tus labios y los míos se funden en un beso. O si tal vez atribuyes la ambición a un mismo deseo ardiente de conseguir riquezas, lo admito, lo soy, lo siento; quiero ser poseedor de la riqueza de tus palabras cuando susurran entre suspiros que de verdad me amas y el futuro será tal y como lo dibujamos. Si en cambio llamas ambición a la desesperación por conseguir de una manera desenfrenada dignidades o condecoraciones, lo admito, lo soy, lo siento; mi fin es que de mi solapa cuelguen medallas al amor más puro, a la lucha más noble, al sentimiento más auténtico. Pero también es posible que entiendas la ambición como el anhelo irrefrenable de conseguir fama y, de ser así, lo admito, lo soy, lo siento; siempre sueño con ser recordado como el poseedor del amor y la felicidad más intensa que nadie nunca haya experimentado. Porque ambición de ti es lo que siento cada vez que tengo enfrente tu mirada. Afán de tus labios, ansia de sentir tus manos, pretensiones de tenerte cerca, vehemencia de envolverte con mis brazos y aferrarte a mi pecho eternamente, sintiendo que no hay mayor fortuna que la de ser felices hoy, mañana y siempre.

Y es que Sucede Que Hoy fui y soy ambicioso...

Comentarios »
2 com

Tras La Terapia Sentipersonal

Hubo un tiempo en que trató de hacer de su vida un cuento. Dotar de dinamismo a unas palabras que nacían muertas por defecto, fruto de una vida que en ocasiones no lo era tanto. Escribir consistía para él en soñar con unos días que veía tan lejanos como irrepetibles y, mientras oprimía las teclas con devoción, el sonido producido ocupaba sus oídos apartándolos del temido silencio en el que siempre resonaba el frío eco de un "y ahora qué". Vivió de inspiraciones vacías y falsas musas pasajeras; de historias ficticias, sombras y ojalás y quisieras. Cada noche se regocijaba en su autismo inducido para recrearse en la narración de historias y sensaciones soñadas que jamás terminaban por hacerse realidad, como si durante el tiempo que le llevaba escribirlas el destino le regalara la ilusión de un quizás. Pero de futuros inciertos ni se come, ni se vive. No importaba el empeño en aquella autodenominada terapia sentipersonal porque no sería hasta que un ángel en forma de mujer le retara a "dejar de llorar en letras" que entendiera al fin que es caprichoso el azar y todo es cuestión de tiempo y saber esperar. Y aquel espíritu celeste esculpido en cuerpo de mujer se convirtió desde entonces en musa de actos, más allá de palabras que, si bien seguían siendo su arma principal, ahora se le quedaban cortas para expresar lo que en su interior latía.

Y es que Sucede Que Hoy trato de explicar que...

Comentarios »
4 com

Caos

Las calles de la ciudad inundada presentaban el espectáculo del silencio después de un bombardeo que había pillado por sorpresa a la población. Los contenedores y las ramas desprendidas con violencia de los árboles que milagrosamente habían conseguido permanecer en pie vagaban por la calzada dejándose arrastrar por la marea de agua dulce. En lo alto, un cielo cerrado y amenazante hacía rugir a un viento aliado que levantaba todo a su paso y hacía tambalear farolas y coches como si de hojas de periódico se tratara. Todo permanecía a oscuras. Ni letreros iluminados, ni luces en las ventanas cerradas por precaución y miedo, ni semáforos, ni luna. El paisaje era desolador. Por entonces la única iluminación venía de los incontables rayos y relámpagos que relucían por detrás de las nubes y que, en más de una ocasión, hacían temblar el suelo y las piernas de los más atrevidos que desafiaban al temporal con paseos nocturnos bajo la lluvia. Calle tras calle las fachadas se teñían del naranja y azul reflejado de las sirenas de los servicios de emergencia. No había tregua. Árboles caídos, alcantarillas colapsadas, ataques de pánico, coches arrastrados por la fuerza del agua, túneles inundados... De pronto era como estar viviendo dentro de una pantalla de cine en la que se proyectaba una superproducción de Hollywood sobre el fin del mundo. Pero en un cambio repentino de guión, sentí tu mano sobre la mía y supe que el mundo no podía dejar de existir en aquel instante.

Y es que Sucede Que Hoy la imagen fue devastadora...

Comentarios »
4 com

Tanto Amor En Tu Mirada

Permanezco callado y te observo mientras la película transcurre en la televisión que llena de relámpagos luminosos la habitación a oscuras. Tus piernas se entrelazan con las mías que te buscan con sutileza y cuando al fin se encuentran, parece que nuestras pieles se fusionan en un mismo cuerpo como dos siameses. Encajamos con delicada perfección incluso cuando nos damos la espalda y te rodeo con mi brazo a la altura de tu pecho tratando de evitar que algo pueda separarnos. Te miro y te admiro desinteresadamente, consciente de que es mayor el premio de tenerte bajo mis sábanas que los Oscar que ganó la película que pone el sonido de fondo a nuestra velada. Y cuando de pronto te giras con los labios incendiados de pasión y beso, se entrecruzan nuestros ojos y alimento el sentimiento con la esencia del amor que desprende tu mirada.

Y es que Sucede Que Hoy tus ojos hablaban...

Comentarios »
2 com

Tan Solo Una Llamada

Apenas el día empezaba a asomarse por el horizonte de una mañana fría y húmeda cuando el teléfono comenzó a sonar. El sonido poco a poco penetró en su sueño, alterado minutos atrás por el aviso del despertador, hasta que traspasó la línea de su consciencia y lo identificó entre los demás ruidos de coches y pájaros madrugadores que entraban por su ventana entreabierta. Fueron suficientes un par de segundos para reconocer aquella melodía y adivinar quién estaría al otro lado de la línea a aquella hora en la que la ciudad comenzaba a despertar entre rocío y primeros atascos. Carraspeó para aligerar su garganta todavía atrofiada por el sueño interrumpido de aquella noche y trató de endurecer su tono para dotar de un cuerpo a su voz del que carecía de buena mañana. Al fin las respuestas llegarían y no importaban ya las horas que habían tenido que transcurrir para que se produjera aquel instante. Ni las veces en las que miró durante la noche la pantalla de su teléfono móvil en busca de un rastro de llamada que nunca encontró. ¿Hola? -dijo disimulando su perturbación producida por el paso brusco del sueño a la vigilia. Y entonces se escuchó una voz femenina, dulce y teñida de deseos de conversación, a pesar de que los relojes todavía no marcaban las siete. Y como si todo el tiempo perdido entre las sábanas la noche de la que se acababa de despedir se diluyera al escuchar aquella voz, de nuevo respiró y sintió que el aire que ahora penetraba en su cuerpo ya no quemaba como el que ayer le asfixiaba entre aquellas mismas cuatro paredes de su habitación. Y sonrió.

Y es que Sucede Que Hoy empezó con buen pie el día...

Comentarios »
2 com

De Todo Menos Eso

Quiso ser aire y se transformó en un viento huracanado que arrasaba todo lo que encontraba a su paso. Quiso ser agua y se convirtió en tifón emergiendo del océano removiendo y engulliendo costas, litorales y playas con la voracidad desatada de un tsunami. Quiso ser luz y apareció bajo la forma de una llama que hacía arder bosques enteros convirtiendo en cenizas los terrenos en los que un día reflejó el sol sobre el verde de los árboles y las praderas. Quiso ser tiempo y se encontró preso en un reloj de arena al que apenas le faltaban granos para extinguir su cuenta atrás sin tiempo de encontrar una solución ni manera de detenerlo. Quiso ser justo y la justicia retrocedió a los tiempos de la horca sin razones ni últimas súplicas. Quiso ser sincero y sus verdades parecían disfrazarse de mentiras mientras atravesaban el aire que separaba sus labios de los oídos del resto. Quiso ser bueno y la bondad se ocultó tras el tejido oscuro de retorcidos pensamientos. Quiso ser honrado y su integridad fue comprendida como imposición aplastando los ánimos. Quiso ser solidario y los paquetes que lanzaba desde el aire terminaban por caer encima de los que desde abajo le miraban. Quiso refugiarse y terminó naufragando en un mar de desconcierto, malentendidos y silencios demasiado largos.

Y es que Sucede Que Hoy quiso de todo menos eso...
Comentarios »
0 com

Fundidos En Uno

Aquella mañana gris en la que el frío entró sin avisar en la vida desprovista de abrigo de los habitantes de aquella ciudad, habría de pasar más tarde a ser recordada por la calidez y el abanico de colores que tiñeron de luz y vida los destinos de dos cuerpos entregados a la pasión y los ritos sagrados de entre las sábanas. El día había amanecido cubierto de nubes negras que descargaban una lluvia intermitente y revuelta por el viento que se levantaba en todas las esquinas. Parecía que el otoño quisiera demostrar su potencial nada más entrado. Sin embargo, todo parecía calmado entre aquellas cuatro paredes que sólo unas horas después se cubrirían de amor entregado sin medida superando barreras y obstáculos que ya comenzaban a no tener cabida en la relación sincera y mágica que quienes debían de encontrarse en aquel lugar poseían. Y como levantados en rebeldía contra aquel invierno improvisado, sus cuerpos comenzaron a regalarse calor envuelto en caricias, palabras y abrazos que terminaron en un arco iris en el mismo momento en que, fundidos y entrelazados en uno, sus corazones comenzaron a latir intensamente sabiéndose conectados más allá de los límites del tiempo.

Y es que Sucede Que Hoy hicimos frente al frío...

Comentarios »
4 com

Independencia Exprés

Las gafas de sol ocultan tus ojos cerrados y rendidos ante el sueño producido por el cansancio que arrastras de toda la semana y por el sonido monótono del asfalto pasando por debajo de las ruedas que nos alejan de nuestra ciudad rumbo a otra que también lo será durante una temporada futura. Yo permanezco atento a la carretera mientras siento el calor de tu mano sobre la mía apoyada en tu pierna y me distraigo imaginando tu cara al despertar y ver nuestra entrada triunfal a la capital. Deseamos tanto poder desearnos sin reprimir deseos... Por delante todavía quedan algo más de dos horas de viaje y la emoción va en aumento a medida que pasamos cada cartel de la autovía indicando la distancia que falta para llegar. Y mientras avanzamos rumbo a nuestra independencia exprés siento que este no es sólo un viaje más a una ciudad ya conocida, sino el camino a nuestro futuro; un atajo al tiempo; un adelanto de lo que pronto será nuestra realidad; un sueño menos con el que soñar porque desde hoy podremos decir que lo vivimos de verdad. De fondo suena nuestra canción y, como si al penetrar en tus oídos su melodía se activara tu consciencia, despiertas y escucho de tu voz las dos palabras sagradas que siempre consiguen generarme un cosquilleo. Nos miramos, sonreímos y nos besamos mientras seguimos alejándonos de casa y acercándonos más el uno al otro.

Y es que Sucede Que Hoy fue mi excusa para encontrar el sueño...

Comentarios »
6 com

Bruselas

En Bruselas...


Y es que Sucede Que Hoy viajo a Bruselas...
Comentarios »
2 com

Trazando El Futuro

La luz del flexo continuaba encendida calentando el montón de folios que descansaban desordenados por debajo de él. El aroma que desprendía el humo de la vela todavía encendida llenaba la estancia de un olor afrutado que daba gusto respirar. El bolígrafo destapado permanecía inmóvil junto al vaso de agua medio lleno que había calmado la sed -y la angustia en más de una ocasión- durante las últimas horas, mientras el proyecto de empresa tomaba forma sobre el papel. De lejos, el sonido de la ciudad dormida se colaba por la ventana entreabierta que hacía bailar a las cortinas con un movimiento suave. Y frente a la mesa de cristal del salón que por aquella noche habían empleado de escritorio, los cuerpos derrotados por el cansancio yacían dormidos el uno sobre el otro en el sofá. Minutos antes, en sus ojos brillaba la emoción de quienes se saben emprendedores y comienzan a trazar las líneas de lo que será su gran salto al vacío; denominación, secciones, cargos, servicios a ofrecer, sede, personal necesario y candidatos, metas, planes, estrategias, forma de comunicar, gestión y dirección... Todo debía estar perfectamente delimitado y detallado para que en el momento de echar a rodar no se diera la posibilidad de un desliz. Había tanta ilusión en el proyecto y tanta capacidad para explotar en ellos... Y aunque el sueño les había vencido en aquella hora de la madrugada, pronto volverían a lo suyo con la energía renovada y alguna idea brillante de esas que sólo llegan cuando el cerebro desconecta. Pero ahora dormían y mientras lo hacían inconscientemente trazaban su futuro y entretejían sus vidas.

Y es que Sucede Que Hoy pensé en ese día...

Comentarios »
4 com

True Love

Ahora que no estás las paredes de mi habitación se contraen achicando el espacio que llenas con tu ausencia. El aire se vuelve espeso y respirar resulta cada vez más complicado. Me falta tu aliento llenando mis pulmones de oxígeno y amor a partes iguales. Y cercano a la locura de la asfixia me aferro al recuerdo de tu sonrisa resonando en la cavidad que se forma entre la almohada y mi cuello. Pienso en tu melena enredada entre mis dedos y me agarro con fuerza a ella como si fuese una soga tendida para salvarme de las profundidades de mi propio recogimiento. Y cuando creo que mi cuerpo se rinde y el corazón comienza a preparar sus últimos latidos escucho tu voz de lejos gritándome que has vuelto, que me amas como siempre y quieres volver a soñar de nuevo. Y entonces llega el revuelo; el palpitar renovado y la sensación de que vuelvo a ser dueño; dueño del amor más grande y puro que jamás haya existido siquiera en sueños. Me perdonen los amantes si les hiero, pero dudo que lo alcancen a pesar de poner todo su empeño. Se les escapó uno sólo a los dioses y yo lo cacé al vuelo. Y siento defraudarles pero yo ya no lo suelto; deberán de conformarse con regalar un simple te quiero, mientras yo no encuentro forma de verbalizar la magnitud de un sentimiento tan intenso.

Y es que Sucede Que Hoy te extrañé hasta escucharte...

Comentarios »
2 com

Feliz Aniversario

"Feliz aniversario" y una gota de sudor cayó directa de tu barbilla hasta mis labios. Afuera los copos de nieve caían sobre los coches aparcados a aquella hora de la madrugada madrileña. Pero el frío no se dejaba notar entre las sábanas revueltas de la cama que tantos amaneceres nos había visto despertar abrazados. Después de la cena de celebración llegó el brindis ya en casa con un champán cualquiera que a nosotros nos sabía igual que un Don Perignon; no importaba la etiqueta sino cuánta felicidad en cada burbuja y cuánta la ilusión por el festejo del amor. Tras las copas, y después de contemplar la nieve caer a través de la ventana del salón, la habitación nos reclamaba con urgencia y desesperación. Y entre besos y susurros avanzamos -tú en mis brazos- hasta dejarnos caer sobre el colchón. Bendita la vida que al fin logramos y que ahora valoramos por todo lo que nos costó alcanzar. Y ya ves, nada de riquezas banales, nada de lujos ni falsas felicidades, pero somos ricos en amor y afortunados por tenernos el uno al otro en nuestro nido esperando a dar el salto rumbo a Nueva York. Lo demás ya llegará pero nunca será esa nuestra perdición. No recuerdo cuánto tiempo llevamos juntos, no sé bien cuántos aniversarios llevamos celebrados, sólo sé que lo he vivido intensamente y que quedan otros miles por delante. "Feliz Aniversario" y una gota de sudor cayó directa de tu barbilla hasta mis labios; nos tenemos, nos queremos, transpiramos... y eso es señal de que nuestros cuerpos saben disfrutarse amando.

Y es que Sucede Que Hoy volví te felicito como hubiese deseado...

Comentarios »
6 com

Llegar Y Tú

Camino hacia la puerta de casa por el pasillo enmoquetado del rascacielos que desde el día de la llegada nos impresionó y mientras me acerco trato de quitarme la bufanda; menudo frío el de hoy. El sonido amortiguado de mis pasos acelerados es lo único que se alcanza a escuchar en aquel rincón en mitad de la temprana noche neoyorquina. La gente se refugia en sus hogares mientras observa caer la nieve a través de los cristales. Y al entrar, tu olor me recibe paseándose por mi rostro mientras suena la música lenta va llenando la casa entera. Fuera guantes, abrigo y zapatos. Camino acercándome hacia la habitación y escucho tu voz tarareando la canción que suena por encima del sonido del agua saliendo por el grifo de la bañera. Todavía sin ser consciente de mi llegada te escucho remarcar las estrofas más románticas. Poco a poco abro la puerta del baño y entro con un "buenas noches cariño" que te avisa de mi presencia. Qué bien luces sumergida entre la espuma impregnada de sales minerales de fragancias exóticas. Me arrodillo a tu lado y me aproximo hasta besarte mientras la punta de mi corbata se va hundiendo en el agua caliente. Sólo pienso en quitarme la ropa y meterme allí contigo. Y como si tuvieras la capacidad de leerme la mente, me lanzas un gesto con los ojos indicándome el lugar reservado para mí. Espérame, voy a por champán y enseguida vengo; hoy tenemos que brindar por el simple hecho de tenernos.

Y es que Sucede Que Hoy supe que vas a ser tanto...

Comentarios »
4 com

Esa Primera Noche

Los destellos de luz que salían de la pantalla cubrían las paredes del salón todavía a medio terminar y repleto de cajas de cartón llenas de sueños, recuerdos y pertenencias. Apenas una semana atrás se habían decidido finalmente por aquel céntrico ático tipo loft con las paredes desnudas que le dotaban del aire estiloso que siempre habían buscado. El murmullo de los diálogos de la película que no recordaban haber comenzado a ver se escuchaban resonando con timidez. Agotados por la mudanza y después de haber derrochado toda su energía en los abrazos y los besos que festejaban la felicidad de aquel sueño cumplido, habían terminado por caer rendidos el uno encima del otro en el sofá, mientras la madrugada caía fría del otro lado del gran ventanal con vistas a la terraza. El sueño se había apoderado de ellos hacía ya algo más de una hora, pero nada importaba. Ni siquiera se sentían incómodos en aquella postura retorcida. Les bastaba la ilusión de saberse al fin juntos compartiendo techo en la casa que tantas y tantas veces habían soñado en sus tardes de verano. Tenían suficiente con sentirse el uno junto al otro entre aquellas cuatro paredes que tanto habían anhelado. Y asomando de una de las cajas de la mudanza todavía incompleta, una fotografía enmarcada de los dos sonriendo y derrochando amor parecía querer escapar de aquella prisión de cartón, dispuesta a ocupar su lugar definitivo justo en el recibidor, para que cada día aquella imagen fuese lo último que vieran antes de salir y lo primero en observar nada más entrar.

Y es que Sucede Que Hoy quisiera...

Comentarios »
4 com

Bendito Destino

Cuando dos almas viejas se juntan de pronto en el camino el mundo cae rendido ante los sincronismos. Todo parece hecho a la medida de dos corazones que ahora laten acompasados. El tiempo deja de tener sentido y no existen adverbios que puedan llegar a expresar la magnitud de un sentimiento tan puro. Tampoco los adjetivos alcanzan a describir las sensaciones experimentadas en lo más profundo de las entrañas. Las horas se convierten en minutos, los minutos en segundos, los días en esperas y las noches en eternas si no comparto almohada ni encuentro bajo las sábanas tu ombligo. Se desbordan las palabras incapaces de soportar el peso de su significado auténtico y por primera vez hallado. Ya no valen relojes, diccionarios, mapas ni calendarios. Todo cobra una dimensión nueva cuando son tus ojos los que miro y encuentro en ellos la respuesta a cada enigma del pasado; ¿De dónde vengo? De otros lugares, universos paralelos, sólo para llegar a tu encuentro. ¿Adónde voy? Al fin del mundo, pero siempre de tu mano y con el corazón latiendo. Y ahora sólo me nacen palabras de agradecimiento; por perder el vuelo que debía haber tomado, decidir quedarme y no realizar el viaje organizado, asistir al lugar donde debía encontrarme contigo y finalmente entrar en tu vida y poder decirte todo lo que en estas líneas te brindo. Bendito destino.

Y es que Sucede Que Hoy sé que eras tú el motivo...

Comentarios »
2 com

Cuando Dormir Es Soñar

Nada como sentir el aire que respiras deslizarse por mi rostro junto al tuyo mientras duermes y a mí sólo el deseo de mirarte y retener el instante para siempre me separa del sueño. Tu exhalación viaja hasta mis tímpanos y sentirla tan de cerca hace que mi piel se erice como un campo de trigo bañado por la brisa vespertina. Uno a uno se levantan los tallos dorados que brotan de mis brazos y un cosquilleo incesante va recorriendo centímetro a centímetro la superficie de un cuerpo que se estremece con tu respiración. Tu mano entrelazada a la mía me invita a viajar al interior de los sueños que ahora pasean por tu mente como una película surrealista. Siento el latido pausado de tu corazón despierto aún cuando duermes tratando de entender los mensajes silenciosos que el mío le lanza. Entretanto, el reloj sigue marcando los minutos demasiado deprisa. Nada lo detiene; ni siquiera la imagen de nuestros cuerpos derrochando amor encajados como un puzzle. Poco a poco voy cediendo ante la presión de mis párpados que luchan por permanecer abiertos fotografiando cada movimiento insignificante de tu pelo o de tus párpados nerviosos por las imágenes oníricas. Y mientras me debato entre la vigilia y la inconsciencia un fuerte sentimiento aflora sin aviso: no existe felicidad mayor que la de abrir los ojos y ver que no eras sueño y estás realmente allí conmigo.

Y es que Sucede Que Hoy volví a tenerte aquí...

Comentarios »
4 com

Es Hora De Actuar

Tres, dos, uno...acción. Despierta que ya se ha abierto el telón. Improvisa, haz algo, pero tienes a todo el público pendiente de tu actuación. Sonríe, muévete, baila, canta, llora; lo que quieras pero ha llegado la hora de demostrar que sabes hacer algo, que tienes estrella, un don. Se acabaron los guiones y los tiempos de preparación; es el turno del movimiento, de dejar atrás la pura inspiración. Abre los ojos y observa el mundo que se abre ante ti repleto de lugares aún por descubrir. Llena los silencios con palabras y las palabras con acciones que demuestren que no son polvo que se lleva el viento ni futuros inciertos sin fecha de caducidad. Todo llega si se hace el esfuerzo por verlo llegar; lo importante es el empeño y las ganas para poderlo conquistar. ¿Pero a qué esperas? ¿No ves que la vida se te va? ¡Vamos! Olvídate de todo y empieza a disfrutar; a vivir el presente que el futuro ya vendrá. Si hay algo seguro es que quieras o no quieras el tiempo no te va a esperar. Así que decide: ¿piensas y sueñas o te lanzas a experimentar? Yo en tu lugar lo tendría claro; tienes juventud, ganas, energía y la mejor oportunidad. Exprime cada día y hazlo sin pensar en el qué dirán. Deja libre la silla de director y ponte a actuar. Vive tu vida con integridad y haz de ella un sueño del que jamás quieras despertar. Suerte, amigo; no lo dejes escapar.

Y es que Sucede Que Hoy se hizo efectivo el cambio de chip...

Comentarios »
2 com

De Tu Mano Hasta Soñar

Avanzo a tientas sin encender la luz del pasillo para no alterar tu sueño. Debes llevar unas horas durmiendo. La jornada se alargó pero al fin me encuentro en el lugar en el que llevaba deseando estar desde que atendí tu llamada diciéndome que ya estabas en casa y todo te había ido genial. Afuera está lloviendo pero parece que no lo hacía cuando decidiste acostarte; la ventana está abierta y algunas gotas de lluvia se cuelan queriendo ocupar mi lado de la cama. Cierro con sigilo para no despertarte. Y al darme la vuelta me quedo atontado observándote mientras duermes todavía con el teléfono en una mano por si llamaba y la otra acariciando mi parte de la almohada como si mi cara estuviese debajo de la yema de tus dedos. Me siento tan afortunado de tenerte ahí... Y a pesar de mi prudencia para no despertarte, mi perfume me delata justo en el momento en el que me acerco a darte un beso suave y tus ojos me descubren a un centímetro de tu boca. Con esa sonrisa no hace falta que me des más bienvenida. Me voy al baño a quitarme las horas de oficina impregnadas en la piel y al salir te encuentro de nuevo dormida. Ocupo mi lugar lentamente entre las sábanas y me aferro de tu mano hasta soñar. Y mientras espero al sueño me acuerdo de los días en que nos moríamos por poder disfrutar cada noche de la compañía del otro, juntos en nuestro propio hogar.

Y es que Sucede Que Hoy no me conformo con escribirlo...

Comentarios »
2 com

Por La Espalda

Adoro la manera en la que tus brazos rodean mi cuerpo llegando por la espalda como para salvarme de la soledad del último minuto sin ti. Vienen y se deslizan suavemente desde los hombros, por el pecho y hasta la cintura, mientras tu cuello se acomoda en mi cabeza. Descienden lentamente erizando la piel a su paso y aumentando la presión de la sangre que transcurre cálida por debajo del rastro que van dejando tus manos. Siento el aire de tu respiración en mi nuca y hasta el rincón más lejano de mi cuerpo se estremece con el paso de tu aliento que se cuela acariciando mis costillas. Quiero perderme en ese preciso instante y detener el tiempo; quedar petrificados en aquella pose y decorar la sala de un museo dedicado al amor verdadero. Podría permanecer eternamente en tu abrazo. Y cómo te marchas y vuelves silenciosa a entregarme tu calor en forma de aparición inesperada por la espalda. Y una vez más el juego de caricias y manos que buscan las mías hasta encontrarlas tiritando del frío que sintieron en el breve transcurso de tu ausencia. Y de nuevo el vello de punta, la sangre ardiendo y el corazón acelerado. Y de viejo el sentimiento entregado en los besos que se me escapan sin poder evitarlo cuando tus labios rozan el aire que rodea mi boca.

Y es que Sucede Que Hoy sentí tus brazos rodeando mi cuerpo...

Comentarios »
4 com

Tengo Que Decirte Algo

Tengo que decirte algo y no encuentro las palabras. Se esconden de mí, huyen ante la voracidad de mi boca que se muere por poder pronunciarlas. Te imagino en la distancia sujetando el teléfono con fuerza como queriendo que mi voz penetre más en tus oídos y creer que estoy a tu lado. O tal vez sólo sea yo el que lo piense y lo haga. Intento dejar la mente en blanco para que los verbos no encuentren obstáculo ni distracción, pero sigo sin poder decirte lo que quiero. Es que verás, no sé cómo darle forma a tanto sentimiento. No sé qué hacer para canalizar tanta emoción. Que no tenerte enfrente para transmitirte con los ojos lo que pasa en mi interior complica tremendamente la situación. Que no me acostumbro a hablarte sin poder intercalar besos entre palabras y silencios. Tengo que decirte algo y no sé cómo hacerlo. Se me escapan las sílabas antes de unirse entre sí; se resbalan las letras justo antes de quedar una al lado de la otra. Parece como si el torrente de sensaciones que me atraviesa el pecho de lado a lado se hubiese llevado por delante mi capacidad de habla. Cómo expresarte que...que...cómo...có... Mi oratoria decidió abandonarme sin aviso y ahora me encuentro con la necesidad de describirte lo que siento y no soy capaz de hacerlo. Tengo que decirte algo y no encuentro las palabras, pero tal vez es que mi planteamiento esté equivocado. No es que no sea capaz de hacerlo; es que descubrí que entre nosotros dos sobran las palabras.

Y es que Sucede Que Hoy eché de menos tenerte enfrente...

Comentarios »
2 com

Por Los Rincones De Tu Cuerpo

Después de horas buscando la inspiración perdida fui a encontrarla en el filo de tus labios a punto de ser lanzada al viento por un suspiro de tu boca. Andaba perdida habitando en lugares de los que nunca quiere marcharse. Jugaba al escondite hasta que al fin la cacé con un beso. Musa de labios inquietos. Y cuando ya creía tenerla en mi poder, de pronto escapó de un salto directa a la maraña de tu melena para ocultarse en los cabellos entrelazados por el viento. Acaricié tu cabeza con la yema de mis dedos y al fin pude encontrarla de nuevo temblando junto a tu nuca desnuda. Traté de aferrarme a ella para evitar cualquier intento de fuga pero en un descuido por querer coger tu mano al caminar, de nuevo se esfumó hasta colarse directa por el acantilado de tu escote dorado por el sol del verano. Se escurría la inspiración como las ganas de desaparecer contigo a otra parte, a otro lado lejos de todo. Y aunque allí encontró buen cobijo creyendo que jamás iría en su búsqueda por aquellas pieles, lo cierto es que acabó cayendo hasta los centímetros que limitan con tu ombligo. Entonces fue suficiente mi mano recorriendo el norte de tu vientre para atraparla por última vez y no soltarla. Y es que cuando ando escaso de ella y las palabras no terminan de tomar forma, basta con tenerte enfrente y saber que mi inspiración se esconde por los rincones de tu cuerpo.

Y es que Sucede Que Hoy me perdí de nuevo en ti...

Comentarios »
0 com

Regreso A La Ciudad

Los edificios acristalados me dan la bienvenida a mi regreso a la ciudad. Asfalto, semáforos, vallas de publicidad. La gente en las aceras, el murmullo incesante de los coches al pasar. Escaparates con carteles de rebajas anunciando gangas a punto de finalizar. Un calor aplastante que me devuelve a la realidad del verano lejos del frío nocturno que tuve que soportar. Calles repletas de familias, parejas, singles y algún que otro animal. Unos paseando, otros detenidos esperando para cruzar; algunos haciendo footing, la mayoría dejando la tarde pasar. Camino admirado mirando hacia los edificios como si jamás hubiese visto nada igual. Paredes altas con ventanas tapadas por cortinas que no dejan ver lo que está ocurriendo detrás. Tiendas abiertas y lugares interesantes por los que transitar. Luces de colores, carteles con nombres en inglés, fuentes que adornan plazas y palmeras que se elevan por encima de balcones abiertos de par en par. Camino y entre las esquinas intuyo de nuevo el olor característico a historia, azahar, pólvora y mar. Nada como volver a casa cuando sientes que lo tuyo es la vida de ciudad. Que por más que siempre viene bien un retiro al mundo natural, hay quien nace con espíritu rural y otros que sólo valemos para habitar en urbes de calles asfaltadas, vidas anónimas, progreso y aires de capital.

Y es que Sucede Que Hoy regresé al fin a la ciudad...

Comentarios »
6 com

Porque Me Faltas Tú

Porque tenerte lejos es querer que las distancias no existan para poder extender la mano, tocarte y seguir sintiendo que estoy vivo. Porque saberte a cientos de kilómetros es desear quedarme suspendido del aire para que la Tierra te acerque hasta mí con su rotación. Porque darse cuenta de que tus labios no contactan con los míos es vivir abocado a las grietas y las pieles muertas y secas de no humedecerse con tu esencia. Porque sentir que llega el frío y no estás para abrazarme es preferir la intemperie al calor de cualquier otro abrazo o prenda que me calme. Porque soñarte desde lejos es saber que al despertar no estarás para empezar bien el día. Porque llegar a comprender que la única manera de escuchar tu voz es a través de un teléfono supera los límites de mi paciencia. Porque imaginar el trozo de mapa que nos separa se convierte en un pasatiempo trágico que viene a recrearse a cada minuto en mi cabeza sin encontrar justificación. Porque contar las horas que faltan para el reencuentro es la manera de ser consciente de que mi tiempo cobra más sentido fundido con el tuyo. Porque el cielo oscurece más deprisa cuando no proyectamos la luz que nos envuelve cuando estamos juntos. Porque sí. Porque no. Porque me faltas tú. Porque es suficiente un suspiro sin tu aire para concluir que no merece la pena respirar sabiendo que estás lejos y sólo te puedo imaginar. Que no valemos para esto; que no nos conformamos con soñar.

Y es que Sucede Que Hoy ya tuve bastante...

Comentarios »
4 com

Más Allá De Tus Ojos

Cuando miro más allá de tus ojos el mundo deja de girar. Siento que el tiempo se detiene y entro en otra dimensión que me aleja de la realidad. Penetro por tu pupila oscura y me adentro por el túnel del universo que lleva directo a las puertas de tu alma. Viajo hasta los confines de tu ser y encuentro tu esencia de color celeste con los brazos abiertos acogiendo mi llegada con entrega y pasión. Y cuando ya he perdido toda noción y me quedo suspendido del sabor de tu último beso retengo tu mirada y todo alrededor se vuelve vaporoso y efímero. Es ese el momento en el que conectamos corazón con corazón y sobran las palabras, pues es más valioso el silencio y más sincero lo que calla nuestro interior. Intercambiamos la energía que desprenden nuestros ojos y en los labios un te quiero se desliza hasta rozar tu cuello. Toda la profundidad de la noche se encierra en tu iris que a pesar de ser pardo ilumina los rincones más oscuros de mi alma. Conversamos de todo y de nada con la boca cerrada; sufrimos erupciones de amor por las grietas de la piel en todo el cuerpo. Nos queremos en silencio y en silencios traducimos tanto sentimiento. Cuando miro más allá de tus ojos el mundo deja de girar. Y pienso que podría pasar así la noche, aunque por ello tuviera que renunciar a soñar.

Y es que Sucede Que Hoy recordé el fondo de tus ojos...

Comentarios »
0 com

Un Buen Despertar

La luz de la mañana cae sin piedad sobre mi ventana y penetra al interior de la habitación recalentada. Apenas he dormido y mi cuerpo permanece en estado de alerta. Espera algo; sabe que ha de llegar. La almohada yace a mi lado en paralelo tras una noche en la que traté de engañarme disfrazándola de ti para abrazarla y autoconvencerme de que era tu cuerpo lo que rodeaba. Las sábanas por el suelo delatan el calor nocturno. Creo no soñar mientras siento verme a mí mismo acostado sobre la cama desde un cuerpo extraño que espera de pie el despertar apoyado junto a la puerta. Vueltas y más vueltas me hacen dudar de la hipotética paz interior. Será que empiezo a agonizar de ver que la superficie de la almohada es demasiado fría y rugosa para ser la piel de tu cuerpo. Pesadillas inconfesables vienen a perturbar mi mente. Y conforme la luz comienza a ser más insoportable mis párpados comienzan a pestañear más rápido sin llegar a abrirse. Parece que por delante estén pasando mil escenas a una velocidad de vértigo. El reloj todavía no marca ni las ocho. Y de pronto, como para venir a salvarme del mal rato de saberme solo entre las sábanas, suena el teléfono y escucho tu voz del otro lado. El día cobra sentido. Al fin podré dormir tranquilo.

Y es que Sucede Que Hoy tu voz fue el mejor despertar...

Comentarios »
4 com

11 de Julio de 1908

Recuerdo la primera conversación, a solas, frente a la brisa marina de una noche de nervios, palabras entrecortadas y miradas que desnudaban el alma. La primera vez que pronunciaste mi nombre con tus aires sureños y me dije que aquella debía ser la única voz autorizada para nombrarme. Transformaste en música una a una las letras que lo componían y quedé embriagado de la dulzura de tus labios llamando. El juego de sonrisas y disimulos al ser conscientes de que algo fuerte estaba naciendo en el desván empolvado de nuestro pecho y nosotros, envueltos por la magia del momento y la timidez del primer encuentro, escondíamos mordiendo palabras y disimulando suspiros profundos con bostezos. La luna en cuarto creciente abrazaba el instante y brillaba en mis ojos despiertos al saberse observados. Después llegaron las primeras caricias disfrazadas de roces involuntarios hasta que, entre manos que sólo buscaban entrelazarse y bocas que ardían en deseos de susurrar directo al oído, un giro inesperado terminó en el beso anhelado. Punto de partida de la locura; la perdición de saberme totalmente vendido a la merced de tus labios. Y hasta hoy, justamente hoy, un ¿siglo? después, trato de encontrar la manera de desengancharme, pero besarte se ha convertido en el mejor de mis vicios.

Y es que Sucede Que Hoy parece un siglo...

Comentarios »
0 com

Vuelta A La Realidad

Vuelvo a la realidad y la realidad me recibe con un derechazo directo a los bajos del ánimo. Todo se ha esfumado alrededor. El mundo perdió el sentido con la entrada del amanecer. En el combate a muerte entre los primeros rayos de sol y yo, venció la luz y yo quedé en K.O. Noqueado, trato de levantar el espíritu de la lona de mis entrañas, pero por más que buceo no logro escapar de la nada. Y entre pensamientos que no llegan y recuerdos que se niegan a marchar vago sin rumbo por las profundidades de un alma que añora no sabe bien qué. El silencio se ha vuelto aliado y en el rostro las facciones parecen haber perdido su expresión, quedando inmóviles e impasibles ante cualquier comentario o situación. De mi frente cuelga un cartel de "Vuelvo en cinco minutos", pero pasan las horas y sigo en huelga espiritual. Me busco y creo que dejé olvidado algo que no logro recordar. Tal vez un suspiro, un corazón, un beso robado, los ecos de una voz... Mi cuerpo se desplaza, pero nada hay en su interior. Como una hoja de periódico que arrastra el viento por las calles de la ciudad divago entre silencios, preguntas sin respuesta y memorias de las horas que ya no volverán. Huele a melancolía entre las paredes de mi habitación y debe ser que olvidé poner el fin justo cuando de tu boca escuché salir el último adiós.

Y es que Sucede Que Hoy se me hace duro...

Comentarios »
0 com

Como Un Sueño

El día transcurre lento del otro lado de la ventana de mi habitación. La luz que se cuela por las ranuras cada vez ilumina menos la estancia. El atardecer va cayendo suavemente sobre la hierba de afuera mientras de este lado el tiempo parece haberse detenido desde el momento en que tu figura atravesó la puerta. Quién me dice ahora si eras real o sólo un sueño; quién me asegura que los besos que probé no se los robé al viento. Tumbado sobre la cama veo pasar los minutos en el reloj y espero el despertar pausado de quien ahora respira, o eso creo, aquí a mi lado. Y aunque no hay duda de que lo haces pues mi mano sube y baja sobre tu vientre mientras escucho el aire que entra y sale de tu cuerpo, lo cierto es que sigo sin poder autentificar tu presencia. Sigo sin adivinar si eres tú o una copia mental archivada en mi cabeza. Percibo tu fragancia, siento el contacto en mis manos, escucho tu respiración, mis ojos vislumbran el perfil de tu silueta acostada, pero nada me dice que eres la buena. He soñado tanto con este momento que ahora que ha llegado desconfío de su certeza. Susurro tu nombre en mitad del silencio que reina a nuestro alrededor y temo que al decirlo te esfumes como en una película de ciencia-ficción. ¿Me escuchas? ¿Puedes oírme? ¿Puedes jurarme que de verdad existes? Silencio; sólo silencio y afuera, ajeno a mis dudas, el sol se sigue escondiendo.

Y es que Sucede Que Hoy te tuve como un sueño...

Comentarios »
6 com

De Mayor Quiero Ser Niño

Cuando sea mayor quiero ser niño. Tener la suficiente ingenuidad ante la vida como para cuestionarme todo lo que ocurre. Buscar los porqués y hallar las respuestas en la quietud de mi silencio. Ser puro de pensamiento, espontáneo de palabra y torpe de movimiento, para caer y volverme a levantar aprendiendo. Ver la vida con los ojos del que mira descubriendo nuevos horizontes. Saber que no sé nada; sentirme pleno y vivo. Llorar las penas hasta limpiar el alma y buscar la felicidad en un mundo interior rico y lleno de fantasía. Despertar cada mañana sin saber cómo será mi día; acostarme cada noche cansado de haber estado corriendo y tocándolo todo. Encontrar la paz en unos brazos que me arropen y sentir ese cosquilleo raro en el estómago cada vez que tenga enfrente a la niña con la que sueño. Sonrojarme cuando no sepa contestar y no tratar de disimular haciendo creer que sé lo que todavía la vida no me ha enseñado. Contestar con otra pregunta a las preguntas que me hagan, creyendo todavía que hay respuestas absolutas y mentiras piadosas. Ir de la mano por las calles y dormirme en los brazos de quien me cuida. Y saber que me queda toda una vida por delante llena de sueños, fracasos e ilusiones, en la que un día, de pronto, aparecerás para acompañarme.

Y es que Sucede Que Hoy de mayor quiero ser niño...

Comentarios »
2 com

¿Y Qué Es El Tiempo?

¿Y qué es el tiempo? -le preguntó el niño al más anciano de la tribu. El tiempo, hijo, es algo que pasa sin que ni tú ni yo podamos verlo. Jamás conseguirás contemplarlo y mucho menos detenerlo. Un soplo de aire que transforma el presente en recuerdo y el futuro en algo incierto. Desconfía de los que intenten hacerte creer que pueden manejarlo, pues no hay sometimiento más evidente que el de toda materia al paso incesante del tiempo. Pero desconfía tanto o más de los que traten de inculcarte que el tiempo se mide en horas, años o segundos pasajeros, porque el tiempo, amigo mío, no se mide sino viviendo. Cuantificarlo es perderse en verlo pasar, cuando lo importante es saber que pasa y poderlo aprovechar. Tiempo es madurar, crecer, experimentar; sentir que todo avanza y siempre hay algo nuevo por llegar. Apresúrate y disfruta porque el tiempo también es un ladrón que se va llevando instantes que ya jamás podrás recuperar. No abandones tus sueños y entrégate con el alma en cada actividad, porque igual que el invierno llega, se queda y más tarde se va, el tiempo hace lo mismo y sin parar. Pero si hay algo que no debes olvidar es que el tiempo es un invento humano creado para poder clasificar, ante el miedo que nos da sabernos seres eternos sin principio ni final.

Y es que Sucede Que Hoy me pregunté qué era el tiempo...

Comentarios »
0 com

Me Licuo

Siento que me licuo mientras tus manos acarician mi piel ardiente en estas noches calurosas de un verano inesperadamente pleno. Tu cuerpo sobre el mío aplastando la deshonra evapora la sangre que fluye rauda a golpe de suspiros y sonidos huecos de las mismísimas entrañas. Hierve mi piel de saberse acariciada por tus dedos y en la boca me florecen besos con el polen de tus labios. Como el hielo de un gintonic me derrito lentamente mientras las burbujas del deseo ascienden de los pies hasta tu cuello. Siento convertirme en charco si me muevo. Y mientras el impulso de tus caderas hace encoger mis músculos con espasmos placenteros la noche pasa lenta y tremendamente espesa. Como el aire a nuestro alrededor. Se empañan las vergüenzas que jamás fueron invitadas a la fiesta. Nos fundimos como amantes de locura desatada y de la fusión de nuestras almas nace un sentimiento unido que penetra lentamente por la espalda. Se disuelven los problemas al mismo ritmo que el interior de mi cuerpo se hace agua. Me escurro en deseos de sentir tu ombligo acariciando los alrededores del mío. Y entre respiraciones entrecortadas y temperaturas que suben a la velocidad del pensamiento nos diluimos en un abrazo que termina por asfixiarme en la tortura más deliciosa que jamás haya probado.

Y es que Sucede Que Hoy me derretí en tus brazos...

Comentarios »
4 com

Si Supieras

Si supieras el sentimiento que generas en mi pecho cada vez que rondas por mi mente o escucho tu voz en el silencio. Si por un momento fueras capaz de percibir el bienestar que me produce saber que sólo quedan horas para nuestro encuentro; que sonrío cuando duermo y es porque sé que te estás colando entre mis sueños. Si fuera posible demostrarte en una mirada que más de mil palabras no describen lo que yo siento aquí en mi alma; que despiertas sensaciones y produces cosquilleos incluso cuando callas; que generas ilusiones y logras hacerme creer en mil quimeras y batallas. Si llegaras a entender que todo es tan sencillo como dejar el tiempo correr y dar la oportunidad de que todo fluya y se coloque en su sitio por su propio pie; que se marcan las fronteras externas para que no existan internas y se expanda nuestro amor por la inmensidad del tiempo y del ser. Déjame mostrarte que no hay trampas, ni mentiras ni traspiés; sólo un sentimiento puro, hondo y tan sincero como decir que eres la luz que ilumina mis porqués. Si algún día me llegaras a creer cuando te digo que no miento; que sería inútil intentarlo sin saberlo hacer; que soy claro como el brillo de tus ojos cuando sonríes o cuando es el sueño que ya no te deja ver. Si supieras, fueras, entendieras y creyeras no habría dudas, no habría pegas ni frenos ante los que ceder. Y si sabes, eres, entiendes y crees toma fuerte mi mano, prometo que no me soltaré.

Y es que Sucede Que Hoy te quiero decir que...

Comentarios »
0 com

6:35 De Un Sábado Futuro

6:35 am. Olvidé desconectar el despertador. Bendito fin de semana, cuánto te llevaba esperando. Parece que tú ni lo has escuchado o es que acaso te haces la dormida. Tranquila, sigue ahí durmiendo sobre mi hombro. Todavía la habitación me da vueltas. Claro que a pesar de los primeros rayos de sol entrando por las ranuras de la persiana, hace sólo dos horas todavía estaba en plena fiesta. Es lo que toca cuando al fin puedes decir aquello de "ya tengo mi propia casa". En el salón todavía duermen las incontables botellas vacías y los vasos tantas veces rellenados con champán. Los globos, la serpentina de colores, el equipo de audio en pause. Qué sorpresa verles a todos al llegar a casa esperándome para darnos la bienvenida oficial a la soñada ciudad a pesar de que ya hace casi dos meses que pisamos este suelo. Quién me iba a decir a mí mientras subía en el ascensor hasta el piso treinta y dos que sólo unos segundos después iba a verme envuelto por los nuevos compañeros de oficina, música, alcohol y un calor humano afectivo sin más intención que la de hacerme sentir como en casa a pesar de la distancia. Y todo gracias a ti. Siempre estás en todo. Normal que ahora descanses ajena al sonido del despertador. Afuera la ciudad sigue durmiendo. Una mañana de sábado en Nueva York es como una mañana de sábado en cualquier otra ciudad del mundo; el inicio pausado de una jornada tranquila. Aprovecho que estoy despierto para observarte durante unos minutos. Luces tan bien mientras duermes. Con cuidado, aparto tu cabeza de mi hombro y la poso suavemente sobre la almohada. Espero no despertarte. Sólo quiero prepararte el desayuno. Gracias por la fiesta, gracias por estar a mi lado en esta aventura. Tenemos grandes cosas que hacer aquí. Pero déjalas para luego. Aún puedes seguir durmiendo.

Y es que Sucede Que Hoy imaginé un futuro lejano y próximo...

Comentarios »
4 com

Mensaje En Una Botella

El agua que ahora baña mis pies mientras camino por la orilla de esta playa abarrotada es la misma que ayer envolvió tu cuerpo junto a las rocas de una cala lejana. Como un imán que atrae con fuerza el polo opuesto deseando el contacto, mi piel atrae a la tuya haciendo que el mar recorra kilómetros hasta llegar a rozarme después de impregnarse de ti. Las olas arrastran consigo tus ganas de mi y llegan a mostrármelas y a recoger las mías para que el mar las trague y vaya a declarártelas en tu último baño de mañana. Así como el mismo sol nos tinta de dorado el mismo mar nos baña a pesar del pedazo de mapa que nos separa. Lanzaría una botella con un beso encerrado para que en la noche viajara y al abrirla sintieras todo lo que te extraño. Sin más mensaje que el eco de mis labios resonando. Sin más protección que el arrullo de las olas y la guía de una estrella allá en lo alto. Que en esta vida marinera en lugar de a ser amante tú has venido a ser el puerto, porque vaya donde vaya siempre eres tú la que llevo adentro; la que espero encontrarme aguardando mi llegada con el corazón abierto. No hay gaviotas en el cielo, fueron todas a tu encuentro. A exhibirse con sus vuelos; a decirte que te quiero. ¿Ya te he dicho que te extraño? Es que es cierto que lo siento; es que un no sería engaño.

Y es que Sucede Que Hoy el mar me habló de ti...

Comentarios »
2 com

Reino De Tu Ausencia

La sala de cine solitaria me viene a recordar que no estás aquí para compartir película conmigo. Las butacas vacías a mi alrededor aguardan ansiosas tu llegada creyendo que andas por fuera esperando el turno para pagar las palomitas y el refresco, pero por esta vez no será. En mi reloj todavía falta media hora para que empiece la película y me distraigo pensando en la cantidad de besos que me daría tiempo a darte en este inpass de espera. En la pantalla, todavía virgen de secuencias y planos, parecen proyectarse sombras recreando tus manos cuando acarician mis brazos y es entonces cuando pienso que no necesito ninguna otra película. Me basta con permanecer inmóvil la siguiente hora y media contemplando ese espectáculo de roces y caricias. El guión me parece insuperable. Y a pesar de que la soledad de este cine medio en ruinas me acoge con gratitud mientras espero tu regreso, lo cierto es que hace demasiado frío aquí y mis labios ya están secos. Que esta es una de las tantas experiencias que nos quedan por compartir y espero ansioso la ocasión en que se produzca. Las luces van atenuando anunciando la aparición de las primeras escenas. Una música de piano comienza a llenar la sala. Hoy mi sala. Único ocupante. Reino de tu ausencia.

Y es que Sucede Que Hoy proyectaron sólo para mí...

Comentarios »
0 com

Trazos De Un Sentimiento

En esta noche agridulce recuerdo el recorrido de tus dedos dibujando corazones en mi pecho del tamaño de mi ilusión al sentirlos sobre mi ropa. Como sin pensarlo, sin mirar siquiera el trazado, tus manos recorrían la llanura de mi torso sin saber que por debajo la piel se me erizaba. Dos líneas curvas que comenzaban en las puertas del cuello y se separaban a mitad para acabar juntándose en el final de un camino cerrado por amor. Por momentos tus dedos se convertían en llamas que abrasaban el tejido a su paso dejando la piel al descubierto y tatuando en ella el corazón. Una tras otra, superpuestas con precisión siguiendo la misma ruta, las formas delineadas por tus manos penetraban hasta hacer latir con fuerza al que de verdad habita por debajo. Y en tu rostro una sonrisa se dibujó cuando caíste en la cuenta del empeño de tu subconsciente por manifestar en trazos un sentimiento cada vez menos extraño. Y en el mío la réplica mezclada con ilusión al descubrir que en lugar de avergonzarte me mirabas fijamente y te acercabas hasta juntar tus labios a los míos con fruición. Y es ahora que cierto gusto amargo se asoma a mi boca, falta de tus besos, cuando añoro esas manos en mi pecho, la sonrisa y la voz de quien traza inconsciente símbolos plenos de razón.

Y es que Sucede Que Hoy recordé tus manos en mi pecho...

Comentarios »
6 com

Tu Perfume En Mi Edredón

Ardo en deseos de lanzarme sin alas sobre el vacío de mis sábanas para oler el perfume que quedó impregnado de ti en ellas. Envolverme en su abrigo y sentir que son tus brazos que me rodean mientras viajo en sueños a paraísos lejanos de tu mano. El día termina y en la noche calurosa me queman las ganas de tenerte junto a mí, respirando directamente de tu piel. En la habitación todo permanece igual; los almohadones esparcidos, las arrugas en el edredón, las ventanas cerradas protegiendo de la luz el interior. Hace horas que te fuiste y las paredes siguen repitiendo el eco de tu voz mientras llora tu ausencia mi colchón. Parte de tu espíritu decidió habitar entre las cuatro paredes de este pequeño espacio de sueños y pasión. Ahora te vas y con pesar te digo adiós, pero sé que cada noche respiraré en mi cama el recuerdo de tu cuerpo enroscado al mío regalándole a mis oídos el susurro de tu respiración. Será como guardarte memoria en un funeral con seguro de resurrección. Volverás y de nuevo tus aires llenarán mi atmósfera con la dulzura de tu perfume mezclado con el olor natural de tu transpiración. Y otra vez respiraré tu esencia hasta embriagar y me iré a dormir tranquilo sabiendo que otro día más impregnaste tu perfume en mi edredón.

Y es que Sucede Que Hoy impregnaste mi cama...

Comentarios »