El Narrador Invisible

Y una mañana más las calles amanecieron empapeladas con un nuevo relato del autor anónimo que había revolucionado a toda la ciudad. Nadie le conocía. Nadie nunca le había visto pegar los carteles de noche. Sin embargo, hacía ya casi un mes que mañana tras mañana, sin excepción, los muros que durante años habían permanecido grises y descascarillados cobraban sentido y color con las historias que el narrador invisible, como se le conocía en la ciudad, compartía de manera totalmente altruista y anónima. A veces de amor, otras de historia, de búsquedas, de experiencias personales, de viajes, sus relatos ofrecían una reflexión diaria que pronto el pueblo empezó a valorar y a sumar a sus costumbres matutinas como si de un periódico más se tratase. Al final, después de la narración, siempre acababa con una moraleja que invitaba a profundizar y dejarse llevar durante buena parte de la jornada perdido en la reflexión. Y aunque sobre él se inventaron mil tramas y conjeturas, aunque cientos pretendieron convertirse en el centro de atención proclamando un contacto inventado con el narrador invisible, y aunque sonaron mil nombres posibles, lo cierto es que jamás se supo su identidad y, sin embargo, la ciudad no volvió a ser la misma y sus gentes, desde entonces, comprendieron que las letras tienen un poder inimaginable y volvieron a confiar y creer en algo entre el nihilismo que arrasaba aquellos tiempos: pasara lo que pasara, mañana habría otra historia con la que aprender.

Y es que Sucede Que Hoy me gustaría que ocurriera...

4 comentarios :

Encarni | 19:51

Hola Pablo, según mi opinión hay un fallo en tu post y se encuentra en la frase "Y es que Sucede Que Hoy me gustaría que ocurriera..."

¿Realmente crees que no ha ocurrido ya?

Una mañana más tus palabras llenan la pantalla de mi ordenador. Por suerte yo si te he conocido pero para muchos eres un "narrador invisible". Tus relatos siempre aportan una reflexión que arrastramos durante todo el día aquellos que te leemos, tu blog es uno más de los periódicos que leo. Desde que un día el destino me trajo hasta aquí este se ha convertido en un lugar perfecto para olvidarme de que estoy en el mundo, en esta parte del mundo y dejar las preocupaciones a un lado por un ratito. Nos demuestras cada día el poder de las palabras haciendonos viajar a lugares que probablemente jamás conoceremos y a vivir situaciones que jamás serán propias. Y me encanta dormirme sabiendo que a la mañana siguiente tus palabras volverán a robarme unos minutos antes de empezar con la rutina diaria.

Y es que Sucede Que Hoy me siento afortunada por haber tenido la oportunidad de haber descubierto que detrás de ese "narrador invisible" existe una gran persona...

Un beso enorme.

Pablo Martín Lozano | 19:55

Hola Encarni! Bueno...mil gracias por el comentario. No sabes cuánto lo agradezco.
Es un orgullo y al mismo tiempo un placer enorme poder hacer lo que te gusta y que la gente, aunque sea a pequeña escala, te lo reconozca con palabras como las tuyas de hoy.

Mil besos y dos mil gracias.

Miguel | 20:52

Hola, Pablo, primero quiero decirte que no entiendo por qué te resulta raro que haga un comentario como el del anterior post; ey, que lo de Risto Mejide era una forma coloquial de apodarme, pero te aseguro que no me parezco en nada a él o a la imagen que ha creado de él mismo. Joer, me haces pensar que alguna vez me he pasado; pero ya sabes mi intención darle un poco de color y hacer tal vez más amenos los comentarios, por eso de polemizar. Pero bueno, en principio quiero expresarte que admiro a personas como tú que son capaces de hacernos por momentos, aunque sean breves el hecho de soñar, evocar, recordar. Es un arte Pablo, y te deberías sentir muy satisfecho que aunque no sea tan gran ventana como te gustaría, según este post, tu blog, es un espacio abierto a la literatura, con el valor de ser joven. No sé tú, pero yo no tengo mucha gente a mi alrededor de mi edad que le interese la literatura, y menos escribir. Siente satisfacción por cada noche ser capaz de crear. No todo el mundo puede.

Te dejo algunas citas sobre el arte de escribir, seguro que con ellas le darás más valor aún a lo que haces:


¿Qué es el escritor?, se pregunta José Luis Sampedro, sino un albañil de sueños, un constructor de castillos en el aire con millares de palabras. Los materiales pueden hallarse en cualquier parte. Los proporciona la gente, las lecturas, los cuadros, los espectáculos y por supuesto el propio mundo interior.
Las letras nos revelan el secreto de nuestro corazón y el de la naturaleza y nos enseñan a conocer mejor los caminos y los litorales de nuestros pensamientos y nuestros sueños; su tela es sustancia de nuestra alma.
El escritor, depositario y agente de estas grandes misiones de las letras, es no sólo la gala de su tiempo, sino su conciencia activa. Él es la antena invisible que recoge el eco del pasado, el pulso del presente y avizora aún, las prefiguraciones del porvenir
El verbo es el vehículo de las ideas y las creencias, el órgano de comunicación con nuestros semejantes y nuestro rastro en la eternidad
El destino del escritor, es el de ser un integrador y enriquecedor de la personalidad del hombre, conciencia activa de la época, testimonio extremadamente sensible de las peripecias del espíritu y orientador incansable de sus pasos.

Espero que te gusten, porque tú ya eres parte de todo eso, y no hay vuelta atrás, eh¡¡¡¡, que aquí estamos tus fieles seguidores; que todo te vaya bien, un energético y luminoso abrazo, amigo de letras y sueños.

Pablo Martín Lozano | 23:14

Hola Miguel.

Tranquilo hombre! No hay de qué disculparse. Lo de Risto te lo puse yo, con eso te digo todo y claro que era en broma.

Gracias por lo que dices acerca de mí. Créeme que estoy muy satisfecho por escribir y más todavía por el don que la naturaleza me ha dado (no el don de escribir bien o mal, eso no seré yo el que lo juzgue, sino el don de que me atraiga el mundo de la cultura, la literatura, cosas más "profundas" que tal vez las normalizadas -que no normales- para gente de mi edad.
Bastará con que te diga que llegan a apodarme "el profu" de broma algunos amigos, jeje.

Lo de la "gran ventana", bueno, un poco en un ejercicio de vanidad lo digo porque sinceramente, me encantaría tener un libro publicado. Uno, dos, tres y mil. Pero de momento me conformo con "esta ventana" esperando que lo otro llegue un día.

Las citas son preciosas, como no podían ser de otra manera, porque la literatura en sí lo es y, por tanto, una descripción sobre ella no puede sino serlo igual.
Ojalá no haya vuelta atrás y esos "fieles seguidores",jeje, puedan un día tener en sus estanterías libros con mi nombre. Un sueño.

Saludos, gracias y otro abrazo.