Tanto Amor En Tu Mirada

Permanezco callado y te observo mientras la película transcurre en la televisión que llena de relámpagos luminosos la habitación a oscuras. Tus piernas se entrelazan con las mías que te buscan con sutileza y cuando al fin se encuentran, parece que nuestras pieles se fusionan en un mismo cuerpo como dos siameses. Encajamos con delicada perfección incluso cuando nos damos la espalda y te rodeo con mi brazo a la altura de tu pecho tratando de evitar que algo pueda separarnos. Te miro y te admiro desinteresadamente, consciente de que es mayor el premio de tenerte bajo mis sábanas que los Oscar que ganó la película que pone el sonido de fondo a nuestra velada. Y cuando de pronto te giras con los labios incendiados de pasión y beso, se entrecruzan nuestros ojos y alimento el sentimiento con la esencia del amor que desprende tu mirada.

Y es que Sucede Que Hoy tus ojos hablaban...

4 comentarios :

Lamas | 18:24

Pero qué bonito!!
Y ahora... un comentario gracioso: ¿Te has dado cuenta de que cuando abrazas o te recuestas o te acurrucas junto a alguien siempre hay una "mano monchi" que no sabes donde poner o queda en una posición incómodamente extraña? ¡Eso no pasa cuando se entrelazan las piernas!
Un saludo!!

Ah! Se me olvidaba, me estoy planteando cambiarle el nombre al blog y tengo una pequeña encuesta para saber vuestra opinión. Si te apetece, estaría encantada de que la hicieras.

Pablo Martín Lozano | 22:48

Hola Lamas, gracias por comentar y por hacerlo además con esa puntería. Me has sacado una sonrisa al leer tu comentario porque es totalmente cierto lo que dices. Siembre "sobra" ese brazo que por lo general, además, acaba durmiéndose por la falta de sangre, jajaja.

Ya he votado en tu blog, me gusta la identidad actual.

Un saludo y gracias!

Mafalda | 05:16

demasiado lindo.. el amor tiene disferentes formas de expresarse.. la mirada es uno de esas mecanismos.. a veces esclavizante.. me encaaanta!!

Pablo Martín Lozano | 13:02

Hola Mafalda!
Ciertamente la mirada es un reflejo del amor o, cuanto menos, un identificador del amor que existe dentro de una persona.

Gracias por el comentario y saludos.