Tenía Que Volver

Después de muchos días sin hallar el modo de volver a la única rutina diaria que verdaderamente le llenaba de placer, fueron suficientes las palabras de un desconocido para devolverle las ganas de escribir de nuevo. Atrás quedaban las noches de desidia y abandono en las que la ociosidad terminaba siempre por vencer en la batalla del tiempo. Corrió las cortinas para que la luz de la inspiración volviese a penetrar por sus pupilas directa a su alma y se dijo basta a sí mismo. Basta de relajaciones y ocupaciones insulsas. Salió a la calle, directo al establecimiento en el que durante tanto tiempo se había provisto de todo el material necesario para ejercer su apasionada afición; la escritura. Compró un paquete de hojas lisas recicladas y un recambio para la estilográfica que le acompañaba desde el día en que su abuelo, hombre hambriento de letras y saber, le había dicho que depositaba en él su confianza de ver algún día correr la tinta de esa pluma sobre los renglones de un cuaderno que terminara por ser libro. Desde entonces nunca más se separó de ella. Ciudades perdidas, países lejanos, lugares cotidianos o no; aquella Parker hablaba multitud de idiomas en un perfecto castellano. Y cuando ya dispuso de todo lo necesario volvió a casa, se sentó frente a su escritorio, cuadró las hojas y destapó su amada pluma. Respiró profundo y repitió interiormente: "va por ti, abuelo".

Y es que Sucede Que Hoy supe que tenía que volver...

10 comentarios :

Cris Lago | 19:04

Ya tocaba niño, que hay gente que te echa de menos...
beso

Oº°‘¨Rosa¨‘°ºO | 21:47

Hola Pablo,
me alegro de que vuelvas. Sin tus letras esta vida no tendria el mismo sabor. Espero que todo te vaya bien.
Besos.

ARMACHÍ | 01:10

¿ACEPTAS EL RETO?
http://armachi.blogspot.com/2008/11/rosa-de-vida.html

Pablo Martín Lozano | 04:14

Hola Cris!
Muchas gracias por darme ese ánimo justo en el momento en que más lo necesitaba para reencontrarme con este pequeño gran placer.
Ya he vuelto.

Besos!

Pablo Martín Lozano | 04:14

Hola Rosa! Yo también me alegro de volver y más si lo primero que recibo nada más hacerlo es algo como "sin tus letras la vida no tendría el mismo sabor". Increíble. Te lo agradezco una y mil veces.

Besos!

Pablo Martín Lozano | 04:15

Quién no acepte no tiene corazón. Transmítele mucha luz de mi parte y ojalá todo salga bien, porque me niego a creer que la vida pueda ser tan injusta.

Un abrazo a ti, y un beso a ella.

Anónimo | 14:26

Sería una pena que siendo el poseedor de una virtud tan bonita como es la de transmitir tanto sentimiento a traves de "papel y boli" no lo compartieses con tanta gente que pasa por aqui.
Hace mucho que no dejaba mi huella,aunque sigues en mis favoritos :)

un saludo Pablo


Gisela

Pablo Martín Lozano | 15:53

Hola Gisela y muchas gracias por tus palabras. Ciertamente necesitaba un soplo renovador de este con este tipo de comentarios de apoyo para no cometer el error de abandonar este bendito placer de la escritura.

Así que mil gracias por seguir ahí y animar a seguir.

Besos.

Encarni | 00:30

Buenas noches Pablo, hoy yo también recuperé una de esas buenas costumbres que perdí ultimamente por el camino, leerte desde mi cama justo antes de dormir. No voy a volver a "regalarte los oídos" como se dice por aquí, jeje, me explico, sabes lo que pienso de ti, de ese arte que tienes dentro, de ese magnífico poder. Contigo he viajado a través de las palabras probablemente más que físicamente. Con tus post me he sentido alegre y triste, es decir, viva. Puede que dejes de escribir durante un tiempo por circunstancias de la vida pero nada ni nadie podrá callar a ese maestro que llevas dentro, tú volverás siempre al maravilloso mundo de las palabras, porque estoy segura que para ti dejar de escribir es como para cualquiera de nosotros dejar de respirar.

Me alegro de que hayas vuelto y más en ese día que tanto me gusta, mi cumple.

Un besote enorme.

Pablo Martín Lozano | 00:39

Hola Encarni y gracias por "regalarme los ojos" (así nadie se queja de que me regalas los oídos).
Hace ya mucho tiempo que conoces mis letras, rondarán los dos años, y en este tiempo casi 500 relatos han pasado por delante de tus ojos en este pequeño rincón.
A veces se necesita un lapso para dejar hueco a lo nuevo, volver a sentir esa necesidad de expresar, pero lo que no imaginaba era que iba a recibir todo este cariño que no puedo agradecer de otra forma que con más y más letras.

Como has dejado ver...yo respiro palabras.

Un beso y gracias!
¡Ah! Y feliz cumpleaños. ;)