Sin Espacio Entre Los Dos

Adoro la manera en que evitas dejar un espacio vacío entre los dos cuando compartimos mesa a solas. Cómo eliges siempre al lado, porque enfrente es demasiado frío. Es como querer recortar distancias o permitir que los efluvios que brotan de nuestras pieles ardientes y ansiosas se entremezclen en el poco aire que nos separa. Como para estrechar los lazos que todavía están a medio anudar. Es como consentir roces involuntarios -¿involuntarios?- entre nuestras piernas por debajo de la mesa. Lo adoro, y lo hago tanto como que tus ojos permanezcan suspendidos en el tiempo cuando se entrecruzan con los míos descarados. Tanto como los silencios que se crean cuando los dos preferimos callar y nos mordemos la lengua antes que dejar salir un sentimiento esclavo del temor a la palabra. Tanto como poder contemplar de cerca tus manos jugando con el vaso casi vacío después de una larga conversación. Percibo tu perfume como olas que llegan a romper contra la costa de mi rostro cuando ríes y echas hacia atrás la cabeza dejando al descubierto tu cuello desnudo. Y para cuando me emborracho de ti, de tu aroma, de tu aura, las luces comienzan a apagarse anunciando la despedida. Por entonces ya mi mente ha imaginado mil y una formas posibles de hacerlo, a sabiendas de que ninguna de ellas será la definitiva.

Y es que Sucede Que Hoy me gustó tu manía...

10 comentarios :

Lunettas | 03:49

Que rico aroma se percibe desde aquí... será un nuevo amanecer que se acerca por ahí... quizás café tostado... o besos por contar... Huele a amor... un amor dulce como cada caricia que queda por llegar.

Miles de besos mi querido amigo...
Preciosos versos como de costumbre

Lu*_~

Encarni | 10:06

Ayer leí en el periódico un artículo que se titulaba "Confirmado: El amor es ciego" y una persona lo describía como "Una adicción química entre dos personas" Y es que el amor es eso pura química y antes cuando la ciencia no estaba tan desarrollada todo el mundo pensaba que era "magia" y con esto creo que tenían su parte de razón.

Que te gusten sus manías es una gran señal :)

Echaba de menos leerte, un besote.

Pablo Martín Lozano | 16:19

Hola Compañera de Letras!
Me alegro de que llegue el aroma, pese a ser temprano para que se expanda en su máxima intensidad. El olor, aunque débil e incompleto, es ese. Ojalá llegue todo lo que dices.

Besos! y gracias :)

Pablo Martín Lozano | 16:20

Hola Encarni! Así es, mucho de química y otro tanto de magia. La síntesis entre tradición y progreso se hace patente como provechosa en este caso.

Yo echaba de menos tus comentarios.

Besos y gracias!

Miguel | 19:11

Hola de nuevo, veo que estás practicando con nuevos registros. Son más de los que me gustan a mi leer, porque has evitado la rima fácil, que yo la encuentro pobre literariamente, y escribes historias interesantes como la de luces en los charcos y vida propia, que aunque siempre contienen un elemento romántico son un ejercicio de imaginación en el segundo caso y de introversión y expresión de un entorno que se mimetiza con nuestro estado interior. La ciudad estaba sola como lo estabas tú, y como lo estamos muchas veces todos. La soledad es buena cuando uno la desea, no lo es cuando es una sensación de vacío porque no tenemos a nadie a quien recurrir. Yo personalmente prefiero la compañía de mis colegas o de mi gente, y aislarme solo en determinados momentos.
Este post último que has escrito se ve más concreto, una situación real vivida menos rica literariamente pero tal vez más personal. En fin, que cada día un nuevo ejercicio de literatura, y cada día creciendo como todos intentamos hacer como personas. Ser un poquito más humanos y poder transmitir con las letras nuestro propio crecimiento, que creo que siempre debe ser en positivo. Espero que te vayan bien las cosas.

Pablo Martín Lozano | 19:31

Hola Miguel, gracias por el comentario.
Bueno, como ya te dije en los primeros comentarios, por aquí encontrarías de todo, a pesar de que el eje era ese registro no tanto por estilo (la rima que comentas) como de temática.
En cualquier caso siempre voy dejando este otro tipo de cosas. No es que seleccione; es según me nace cada día, según la historia que me apetece contar.
Me alegro de que esos que dices te hayan gustado, puedes encontrar bastantes de ese estilo en meses pasados.
Los has entendido a la perfección, ambos -cosa que me alegra-, y en cuanto a lo de la soledad, es cierto lo que dices. Es buena, cuando es voluntaria. Yo la necesito en multitud de ocasiones y eso hago; lanzarme a callejear la ciudad para pensar yo solo mientras vago por las calles.
Son momentos únicos. Los amigos también, por supuesto, pero la soledad es imprescindible a veces.
El último post, sí, más personal, más "automático", expresando lo que me venía y sentía por dentro sin preocuparme de la forma.
Igualmente, espero que te vaya todo bien.

Saludos.

Από Μηχανής Θεός | 20:35

La manía de nuestras personas queridas... La lengua del cuerpo.. Esas distancias pequeñas que parezcan grandes, pero cuando las conquistas... tocas el cielo!

Me gusta leer tu mezcla de sentimientos, mente, imaginación.. Una mezcla que puede viajarme.
Gracias!

Pablo Martín Lozano | 20:43

Hola! Muchas gracias por el comentario y por confesar que te gusta leer mis textos. Me alegro muchísimo. Esas manías...se podría escribir un libro entero de ellas, pero como dices, como las distancias, cuando las conquistas tocas el cielo.

Saludos.

Sophie | 18:11

Las manías que hacen que cada persona sea especial para nosotros.

Esas manías que a veces sólo nosotros percibimos o que afortunadamente sólo son recibidas por quienes queremos que las perciban.

Cuantas veces un silencio dice mucho, cuantas veces un movimiento de la mano, una brisa que al descuido mueve un bretel liviano.

Momentos que son hermosos compartir.

Saludos y muy lindas tus palabras.

Pablo Martín Lozano | 18:28

Hola Sophie! Bienvenida, encantado de recibirte por primera vez aquí.
Gracias por el comentario y por la opinión acerca de mis letras.

Las manías, me apeteció escribir sobre ellas porque cuando empiezas a interiorizar las de alguien es porque vas adquiriendo experiencias con él/ella y vas memorizando costumbres.
Es suficiente el sutil movimiento de una pestaña. Todo significa algo.

Besos! y quédate el tiempo que desees.