Retrato De Un Paraíso Propio

Mi paraíso sería un suceder de fragmentos de las mejores novelas y películas. Experimentaría las escenas de amor de esas historias que te erizan la piel al leerlas. Los besos de Hollywood en una escena de reencuentro bajo la lluvia con todas las personas a las que amé. Correr tras un coche que se aleja con mi amada llorando adentro por su partida. Las escenas de cama más tiernas de las mejores novelas de pasión. Los mundos infinitos y laberínticos de Borges. Unas vacaciones en Macondo al lado de los Buendía o una travesía en crucero por el Caribe en la piel de Florentino Ariza con una Fermina Daza próxima a mi piel. Ciudades de civilizaciones perdidas en su máximo esplendor distribuidas por barrios. Un día en la piel de Jesucristo, otro en la de Nerón, Van Gogh, Beethoven, Mozart, Gandhi o cualquier otro menos yo, que ya conocí mi vida... Ser Romeo en el último acto y no llegar a tomar el veneno. Una tarde tranquila escribiendo un poema con las manos de Neruda, o escuchando a Sam "tocándola otra vez" en el Café Americain de Casablanca mientras comparto un gintonic con alguna vieja gloria como Cleopatra o la modelo que posó para ser Afrodita y quedó bautizada para la eternidad como la Venus de Milo. Un extra en una película de Chaplin para ponerme a las órdenes del gran maestro, o un actor de la Nouvelle Vague francesa para experimentar la locura de una época revolucionaria. Sería un lugar repleto de cafés de aquellos de principios de siglo pasado con paredes de tela roja, humo y tertulianos discutiendo acerca de lo divino y lo humano, invitando a cognacs y tés a Sócrates, Rousseau, Aristóteles, Einstein, Marx o el Che. Una ciudad con Dalís en cada esquina adornando paredes desnudas con graffitis millonarios y Sinatras ganándose la vida en los túneles del metro o cantando de mesa en mesa en una calle de estilo parisino con las mesas hacia afuera y farolillos de colores colgando. Y un mar abierto a la inmensidad con veleros perfilados en el horizonte tripulados por piratas de renombre reformados y transformados en atracciones de feria. Un mundo sin sufrimiento ni dolor, repleto de colores, música, letras y tiovivos en los que rodar hasta comprender que el mundo gira porque lo mueve el impulso de nuestros corazones. Un mundo de amor; de amor sin desamor, de amor sincero como el retratado por Eisenstaed en el famoso beso del soldado de Marina, en pleno Times Square de Nueva York.

Y es que Sucede Que Hoy me preguntaron por mi paraíso...

8 comentarios :

Quetzal | 07:36

Elijo a Jose Arcadio despues de su ausencia en Macondo por irse con los gitanos. Qué paraiso!!

un beso

Lamas | 09:38

Escribes con nocturnidad... ya te voy pillando. Yo, acostumbro a leer con café y galletas.

Me gusta tu paraíso, es más, creo que lo he visitado alguna vez.

Un saludo mañanero!

Pablo Martín Lozano | 09:51

Efectivamente Lamas...escribo con nocturnidad y alevosía, jeje. Suele ser mi último acto antes de pisar la cama. Aunque no siempre es así.
Justo hoy me pillas a estas horas porque me voy...porque de no ser así a a estas horas me hubieses pillado en el cuarto sueño.

Miraré la próxima vez por si te veo en aquel paraíso.

Un beso y gracias.

Pablo Martín Lozano | 09:53

Hola Quetzal! Gracias por tu comentario... Tampoco estaría mal, aunque sigo prefiriendo una buena charla profunda con Melquíades, hablándome de sus secretos de mago y viejo vivido.

Un beso!

Quetzal | 06:10

jajaja... pues ya veo que es interesante. La verdad es que la personalidad de Jose Arcadio simepre me recordo a alguien.

Pablo Martín Lozano | 10:52

Hay tanto y todos tan bueno...Me refiero a personajes en las novelas de García Márquez...

Un beso

Izaskun | 22:03

Hola Pablo! casualidades de la vida me he topado con tu blog y simplemente quería agradecerte que ésta hora más o menos que he pasado leyendo algunas de tus reflexiones,pensamientos...digamos obras de arte me han conmovido de tal manera que pienso leerte cada dia.
De verdad me han gustado mucho, sabes como llegar al lector y al corazón de las personas.

Yo creo que pisé una vez éste paraíso...

Enhorabuena de nuevo y gracias

Pablo Martín Lozano | 22:11

Hola Izaskun, muchísimas gracias por tu comentario.

Aquí el que tiene que agradecer algo soy yo, y es tu tiempo, tu molestia y tu dedicación con mis letras.
Me alegro muchísimo de que te haya gustado mi rincón y ojalá que te guste de aquí en adelante. De todas formas, tienes donde leer en los meses pasados...hasta las 450 historias publicadas que llevo.

Un beso, muchas gracias de nuevo y bienvenida!