Los Trazos Del Amor

El amor es como un cuadro en el que vamos pintando capas sobre las zonas que ya están envejecidas o la pintura dejó de brillar en ellas. Es como un lienzo en el que vamos añadiendo personajes y colores conforme vamos conociendo nuevas formas de amar. Vamos comprendiendo que el amor no es sólo aquello que reluce dentro de la gama de los rosas, sino que a veces vale más un negro oscuro que nos haga conocer la contrariedad y nos permita madurar, un rojo intenso que nos haga retomar la creencia en el poder de un beso, un amarillo resplandeciente que nos devuelva a la acción cuando ya hemos acostumbrado la vista al rosa y nos acomodamos, o un blanco puro que nos transporte a un clímax de paz interior al ser conscientes de que en la vida lo importante es caminar. Caminar para experimentar. Experimentar para conocer. Conocer para crecer. Y crecer para encontrar la plenitud. La paleta de colores puede ser tan amplia como recuerdos de amores tengamos, pero siempre existirá una esquina para albergar otro nuevo que jamás pensamos que llegaríamos a utilizar. Y así, pincel en mano, vamos reescribiendo la narración del cuadro, rediseñando los retales de un corazón veterano y reinventando una biografía que engrosa al tiempo que nos permitimos el lujo de plasmar colores, aunque viejos trazos descansen apagados por debajo de la escena que se deja ver.

Y es que Sucede Que Hoy pinté historias y escribí cuadros...

10 comentarios :

Quetzal | 07:41

Preciso y el momento oportuno.
Gracias

Encarni | 09:25

Buenos días Pablo, se que hace dias que no dejo ningún comentario pero te leo todas las mañanas. Ando aún muy liada, mañana hago mi último examen de "junio".

Colores... yo los utilizo para definir los dias de la semana, identifico los colores con sensaciones. Me ha gustado tu forma de definir las historias de amor que vivimos, donde no son olvidadas sino cubiertas por un nuevo color, por una nueva oportunidad.

Espero que estés disfrutando de tus vacaciones ¿cuando te vas a Londres?

Mil besos.

Lamas | 11:49

Como dicen por ahí: "Ningún amor muere, solo cambia de lugar en la memoria"

Pablo Martín Lozano | 12:12

Hola Quetzal, muchas gracias!
Me alegro mucho de que te haya gustado y que, además, haya acertado en el momento. Ya sabes...la magia de estas letras.

Un beso!

Pablo Martín Lozano | 12:14

Hola Encarni! Sí que hacía tiempo, sí. Espero que te esté yendo todo muy bien, al menos.
Así es, historias de amor como colores que van asomando y/o cubriéndose con otros sobre un lienzo que viene a ser el retrato de nuestra vida.
Las vacaciones aprovechándolas para hacer lo que durante el curso no me da tiempo. Ya te contaré de Londres.

Besos y gracias!

Pablo Martín Lozano | 12:15

Hola Lamas! Gracias!
Así es, ningún amor muere y, en este caso, además de cambiar su lugar en la memoria, cambia de posición en el cuadro, modifica su color, y reluce o queda apagado en alguna esquina del lienzo.

Un beso!

Oº°‘¨Rosa¨‘°ºO | 15:29

Hola Pablo.
Hace tiempo que no te escribo comentarios, pero siempre te leo. Me ha resultado curioso lo de los colores, pues a mi siempre me da la impresion de que las personas que pasan por mi vida son como piezas del puzzle cada una de un bonito color. La ultima vez que lo pense, sume una pieza roja al puzzle, y ya tenia la blanca, la verde, e incluso la negra, esa supongo que a todos nos llega en algun momento.
Sigues haciendolo genial, es un placer leerte siempre. Espero que sigas asi y que todo te vaya bien.
Besos.

Pablo Martín Lozano | 16:15

Hola Rosa! Hacía tiempo, qué alegría volver a leerte. Gracias por el comentario. Me alegro de que también tengas el negro entre los colores porque resulta básico para poder luego valorar realmente los rojos, amarillos, verdes, azules...
Sin el negro no hay contraste.

Un beso fuerte y gracias por seguir ahí.

Anónimo | 19:08

Realmente hermoso Pablo

un beso y una abrazo
Carolina

Pablo Martín Lozano | 19:10

Hola Carolina!

Muchas gracias por tus palabras.
Me alegro de que te haya gustado.

Otro beso y abrazo :)