El Gran Salto

-No te preocupes por las catorce horas de vuelo que ya encontraremos algún pasatiempo -habías dicho meses atrás, sentada sobre mis rodillas, con aquella media sonrisa pícara que acompañaba a tu guiño de ojos. Ahora, con tus labios fundidos con los míos incansablemente, comprendía a qué te referías aquella tarde de verano en la que proyectaste en mí el deseo irrefrenable de realizar el gran salto. Hacía tantas horas que el avión había despegado de tierra firme como las que nuestras manos llevaban sin soltarse. Tanto azul por debajo de nosotros como por encima. Tantas ganas de llegar que creía que el corazón se me salía. La luz del amanecer reflejaba en tu rostro perfilando el cansancio en tus ojos. La noche ya era un recuerdo y en sus largas horas no habíamos sino conversado entre estrellas y el sonido monótono de las turbinas del avión. A nuestro alrededor el pasaje comenzaba a despertar justo en el momento en el que tú y yo nos recostamos el uno sobre el otro después de la vigilia. Todavía faltaba poco más de una hora y ya el mar tocaba tierra bajo la panza blanca de nuestro transporte al paraíso. Con tu boca apoyada en mi hombro y un brazo rodeando mi cuello sucumbiste ante el sueño agotada por el desfase horario. Descansa, aprovecha este tiempo que nos queda. Duerme sin preocupaciones y sueña, que yo ya llevo horas haciéndolo despierto... Qué bien te sienta el regreso.

Y es que Sucede Que Hoy imaginé, soñé y volé...

7 comentarios :

Izaskun | 15:29

Precioso, sin duda los viajes en buena compañía son los mejores...


Un beso

Gracias

Pablo Martín Lozano | 16:04

Hola Izaskun! Muchas gracias!
Viajar es un placer; viajar bien acompañado uno de los mejores regalos de la vida...

Un beso y gracias a ti!

Quetzal | 07:15

La recurrente compañia de la ausencia... soñar no cuesta nada.
un beso

Pablo Martín Lozano | 12:10

Hola Quetzal!
En este caso...espero que no sea soñar, sino vaticinar, adelantarme a un futuro que llegará.
Me ha gustado la frase de "la recurrente compañía de la ausencia".

Un beso y gracias!

VICKY GALLARDO | 18:31

soñar volar... las mismas horas en el cielo... el mismo cielo recorrido... historias compartidas... vidas cruzadas... unidas.. compartidas...

historias... tradiciones, raices... lejanías... despegar... dejar todo atrás...

volver a empezar... para cumplir un sueño... para creer.. crecer... SER...

dicen que la vida es un viaje... y lo creo... y sigo soñando... que no hay distancias... ni barreras...

que hoy... hoy... estoy aquí y allá...

sucede que hoy... viaje con mis sueños para poder abrazar las distancias que me separan y me unen a mis amigos... alla en mis tierras...

gracias pablito...

VICKY GALLARDO | 18:31

soñar volar... las mismas horas en el cielo... el mismo cielo recorrido... historias compartidas... vidas cruzadas... unidas.. compartidas...

historias... tradiciones, raices... lejanías... despegar... dejar todo atrás...

volver a empezar... para cumplir un sueño... para creer.. crecer... SER...

dicen que la vida es un viaje... y lo creo... y sigo soñando... que no hay distancias... ni barreras...

que hoy... hoy... estoy aquí y allá...

sucede que hoy... viaje con mis sueños para poder abrazar las distancias que me separan y me unen a mis amigos... alla en mis tierras...

gracias pablito...

Pablo Martín Lozano | 20:48

Gracias a ti Vicky por dejar rastro de tu paso y de la manera en que siempre lo haces...
"las mismas horas en el cielo... el mismo cielo recorrido... historias compartidas... vidas cruzadas..." espero que no sea al mismo tiempo y así coincidir o bien aquí o allá...

Un abrazo fuerte y que tu mente no deje nunca de volar, más allá de tu cuerpo.