La Ventana Entreabierta

Después de mucho tiempo observando siempre el mismo muro liso cada día a todas horas, ayer me armé con una paleta y un pincel y me propuse pintar una hermosa ventana en la pared lisa de la habitación totalmente cerrada en la que paso las horas.

Trazo a trazo fui dando forma y color a mi proyecto y en esa tarea se me fue el tiempo. Cada vez estaba más orgulloso del resultado y del nuevo aire que se respiraba en la habitación. La adorné con geranios rojos que asomaban por encima de unas elegantes macetas apoyadas en la repisa y hasta representé el reflejo de los rayos de sol de media tarde atravesando el cristal. Cuando acabé mi obra la observé y me pareció tan bella y tan real, que la toqué para intentar abrirla. Y se abrió. Fue tan sencillo como extender el brazo e imaginar que aquella escena en dos dimensiones cobraba vida y cuerpo hasta que logré sentir el tacto del cierre que comenzó a girar. Una brisa suave y aromatizada llenó mis pulmones e impregnó la habitación de una vida y alegría como no recordaba haber sentido jamás. Del otro lado, pude observar como se dibujaba un mundo ante mí en el que reinaba la paz, la solidaridad, el amor, la justicia, la belleza, el respeto, la amabilidad, la cultura, los valores...Un mundo en el que lo único que se echaba en falta, afortunadamente, era el odio, la maldad, las clases sociales, las guerras, las injusticias...

Quedé tan prendado de aquel paisaje, que sin pensármelo dos veces intenté entrar en él a través de la ventana, hasta que me di cuenta de que la había pintado demasiado pequeña. Así que me resigné a dejarla entreabierta, para que al menos se colara parte de todo ese mundo idílico y aquel en el que yo me encontraba aprendiera que las utopías no siempre son imposibles.

Y es que Sucede Que Hoy pintaría mundos mejores...

3 comentarios :

yo mismo | 11:49

En castellano: Después de esa ventana entreabierta ¿qué mejor que asomarse a la ventana del mundo?

No es fácil pero, cuando uno logra asomarse desde su circustancia, descubre que el mundo no es ni pequeño, ni grande, sólamente basta desde dónde se mire.

Ánimo. Un abrazo.

marlene | 22:31

Yo otra vez.. Marlene!! jajaja viendo todos los artículos de los que me he perdido por no descubrirte antes. He pensado que tal ves ese mundo, el de tu ventana lo soñamos tantos y tantos creen que es utópico que han optado por rendirse... a mi solo me queda que muchos piensen que estoy loca ya aquí nada es fácil para los que piensan que es posible actuar siempre por convicción por casi tienes que ir contra corriente... Lo he pensado tanto por que ya te dije que yo también deseo ser periodista y en mi país no es nada fácil, incluso tristemente te digo que es peligroso, pero leer esto me convence de que vale la pena...

GRACIAS por "la ventana entreabierta

Pablo Martín Lozano | 23:19

Hola Marlene, gracias por pasearte por mi pequeño mundo descubriendo artículos anteriores.
Llegará el día en que el cambio de conciencia se produzca a nivel mundial, y lo que ahora creemos como realidad se tornará obsoleta y cambiará todo lo establecido. Estamos en época de cambios y de cambios a esa escala tan grande. Esto tiene que cambiar de alguna forma y estamos en el camino. Sólo se necesita esperanza, amor y gente que crea en el cambio. No pierdas eso nunca.

Besos.