La Manera En La Que Remueves Tu Café

Puedo asegurarte que jamás había visto remover un café de esa manera. Y perdona que empiece así, que ni siquiera haya saludado ni me haya presentado, pero te confieso que llevo rato observándote desde allí enfrente y no he podido resistir la tentación de venir aquí a decirte que hasta el simple hecho de remover el café con la cucharilla, lo envuelves del halo mágico que te rodea y desprendes por cada poro de tu piel. La suavidad del giro de muñeca, la finura de tus manos, el humo que asciende y se cuela por tu nariz pequeña y redondeada, o la sutil manera en que acercas tus labios al borde para comprobar si sigue demasiado caliente. Perdóname, de verdad, debes estar tomándome por loco, pero si fuese pintor acabaría de firmar mi obra maestra. Por un momento he contemplado la belleza en algo tan fútil como verte desde la distancia con el vaso de plástico en la mano. Y no es que el vaso sea muy diferente al resto de vasos que pueda encontrar en cualquier otra persona incluso de las que te rodean ahora mismo, es que tú haces que un trozo de plástico entre en consonancia con el resto de ti y se transforme en arte. Si te soy sincero ayer ya te vi a la misma hora y entre la misma gente y, aunque ya llamaste mi atención, supongo que no reparé en el hecho de que tenía ante mí a la que me iba a robar el sueño desde aquella misma noche. Pero hoy al verte de nuevo he recordado que esta misma mañana he amanecido con el vago recuerdo de tu imagen y no he sabido situarte muy bien hasta este instante. Claro que ahora al tenerte delante empiezo a relacionar todo y es cierto que ya te había visto más a menudo por aquí. Qué raro que nunca antes me hubiese fijado en ti y en tu manera de remover el café. Parecerá una tontería esto del café, pero de no ser por él ahora mismo no estaría hablando contigo. Al salir me he topado contigo y, aunque de primeras ni siquiera he levantado la vista, enseguida me ha llegado el aroma que salía del interior de tu vaso e irremediablemente me ha conducido hasta tu rostro. No sé si lo has hecho voluntariamente o no, pero nuestras miradas se han quedado suspendidas en el aire entrecruzadas un instante. Así que entre tus manos sostienes al causante de nuestra conversación y quién sabe si al de nuestra próxima cena. Por cierto, ¿se te puede invitar a cenar? Lo digo porque el viernes me encantaría tenerte sentada enfrente removiendo de nuevo tu café, pero siendo el único espectador esta vez. En fin, estoy siendo demasiado descarado, perdóname, es que posiblemente la vergüenza me esté haciendo soltar todo de golpe y demasiado rápido. Entenderé tu no como respuesta, es probable que yo hiciese lo mismo si viniese alguien de pronto a decirme algo así. En cualquier caso siempre me quedará mirarte cada día a esta hora, durante los treinta minutos que dura el descanso entre clase y clase. De verdad, ha sido todo un placer hablar contigo, bueno, al menos avasallarte de esta manera. Por cierto te queda genial ese nuevo corte de pelo. Estás preciosa. Pues eso, que siento la intromisión, pero mantengo la oferta del viernes.
Se me olvidaba, mi nombre es Pablo.

Y es que Sucede Que Hoy me hubiese gustado tener el valor...

8 comentarios :

Noelia | 03:48

Wow!! me has dejado con la boca abierta. Me ha encantado ese punto de rebeldía. Ojalá tuviese yo el valor, al menos de decir "sí".
Saludos.

Encarni | 13:47

Hola Pablo, por un instante me he puesto en la piel de esa chica. Si llegara alguien y me dijera todo eso creo que me sonrojaría pero sin duda alguna me gustaría. A nadie le amarga un dulce...

Veo que la "vuelta al cole" te aporta muchas cosas. El curso acaba de comenzar, tendrás esos treinta minutos durante cinco días a la semana, varios meses.

Olvida el miedo al "ridículo" y saca ese valor que todos tenemos en algún rincón escondido, estamos a miércoles, si hoy no lo has hecho, te quedan dos posibilidades antes del viernes... date prisa!!

Me encanta lo observador que eres.

¿Para cuando ese café en Cádiz?

Besos.

Carolina | 16:32

Hola
Pablo…

Tan mágico como todos los días…
Amo tu forma de ser y sentir…eres tan hermoso como lo que escribes…
Y lo afirmo por que no concibo que sea de forma diferente…

Gracias por hacerme sonreír y sentir esa emoción cuando paseo por tus letras…

Un beso y un fuerte abrazo
Carolina

Pablo Martín Lozano | 20:41

Noelia: Comentario expresivo el tuyo, jeje. Ojalá tuviésemos todos ese punto que sueño en este post, porque la vida sería mucho más bonita dejando de lado la vergüenza y la atención a las consecuencias. Seguro que lo pintamos mucho más gris de lo que sería en realidad.
Un beso y gracias :)

Encarni: Realmente a cualquiera le llamaría la atención cuanto menos, el hecho de apareciera alguien así, pero sería bonito vivir una experiencia así. A mí al menos me gustaría. Me tranquiliza mucho saber que tendré esos treinta minutos por mucho tiempo, tal vez la insistencia termine en acción.
Observador sí, un rato, jeje.
El café en Cádiz sigue en mente.
Besos!

Carolina: Gracias a ti por escribir un comentario tan bonito. Ojalá cumpla con todas las expectativas que te planteas, pero no seré yo quien lo afirme o no. Espero que sigas sonriendo y sintiendo esa emoción de la que hablas.
Otro beso y otro fuerte abrazo.

Oº°‘¨Rosa¨‘°ºO | 23:46

Hola Pablo, llevo tiempo sin poder pasarme por aqui a causa del trabajo y los estudios, no tengo ni un segundo libre, solo consigo desconectar un rato los domingos, y por suerte suelo pasarlos entre amigos y risas. Asi que ultimamente imposible leerte. Pero hoy he buscado un hueco antes de ir a dormir, y me alegro mucho, porque nada mas abrir, haber leido este sueño de post, me ha devuelto esa sensacion que tus relatos suelen provocar en mi, esa sonrisa boba de impresion y satisfaccion. Sigues haciendolo mejor cada dia. Sobre lo que escribes, a mi me encantaria que apareciera alguien como tu a decirme algo asi, seria genial tener el valor, sobre todo porque probablemente el resultado mereceria la pena.
No cambies nunca.
Besos y abrazos.
Por cierto, del 20 al 22 de Octubre estare por Valencia, seguro que me acordare mucho de ti. Ojala fuera posible conocernos y tomar un cafe.
Besos.

Pablo Martín Lozano | 00:05

Hola Rosa y muchísimas gracias por dedicar ese pequeño huequecito de tiempo a leer mi blog. Espero que te haya valido la pena. Me encantan saber que se puede llegar a provocar ese tipo de sensaciones que comentas, a través de las palabras de alguien que no conoces y no es un nombre conocido.
Por otra parte me alenta el hecho de saber que todavía hay quien cree en esos encuentros alocados que le dan el toque a la vida.
Respecto a lo del café y tu visita a Valencia...estaré encantado.

Un beso y gracias.

Michele_am | 22:14

Hoy mi mente está muy rara... lo del plástico me hizo pensar en algo jajajajaja ^_^ Sorry :S


Besos desde muy lejos... =**

Pablo Martín Lozano | 01:28

Hola Michele...ya veo, sí que está rara! Pero lo de siempre...cada uno interpreta como quiere, jeje.

Besos!