Y De Serlo Dejarás

Porque tres días son suficientes para una historia. Incluso tres horas, tres minutos o tres segundos. Porque un mínimo suspiro puede provocar al alma. Un roce, una mirada; un perfume, una palabra. Sentir cómo amanece cuando entras por la puerta sea el alba, media tarde o madrugada. Volver cuando anochece y que tu blanca luz alumbre mi cama. Hablar entre suspiros dibujando con sonidos sentimientos aflorando en rama. Compartir instantes juntos adornados con sonrisas, pestañeos y palabras aterciopeladas. Que sólo con saberse a tu lado es mi pecho el que domina, mi mente la que acata y mi garganta la que tímida lucha entre una voz templada. Porque robas mi aire con tu sola apariencia y suscitas ilusiones abocadas al fracaso cuando es su nombre el que pronuncias y me relegas a la nada. Pero no tiene importancia porque por esa historia perdería hasta la identidad; perdería casi hasta la dignidad, si a cambio te tuviera aunque fueses de cristal. Porque tres días, tres horas, tres minutos o tres segundos son más que suficientes para darse cuenta de que eres cuanto menos digna de escuchar; de que envuelves con tus ojos una brisa azul glacial; de que sabes que levantas mis pasiones sin poderlo remediar. Y ni tu remedias ni yo me intento frenar. Me doy rienda suelta para tratar de disfrutar, de aprovechar cada milésima hasta que la vida nos prive del regalo de hablar, y después de cierto tiempo sea el destino el que no olvidando mis palabras, vuelva a ti y tu a mí, a venirme a rescatar. Y vivir esos tres segundos, tres minutos, tres horas y tres días. Y seguir a por semanas, a por meses, con mil años por llegar. Y sentir que fuiste un sueño de barro y ahora te tengo de verdad. Que me miras y no hablas porque tus labios y los míos no se pueden separar. Que uno aprende que con tiempo y con paciencia, los deseos vienen para hacerse realidad. Tú lo fuiste y lo has sido; tú lo eres y de serlo dejarás.

Y es que Sucede Que Hoy con tres segundos me conformo...

8 comentarios :

Encarni | 10:00

A veces basta con un segundo, ese en el que te despiertas en mitad de la noche, abres los ojos y ves a esa persona a tu lado. Es más que suficiente para que se dibuje una sonrisa dulce.

Espero que tu deseo deje de serlo para convertirse en una realidad.

Mil besos.

Pablo Martín Lozano | 11:12

Hola Encarni. A ese tipo de segundos me refiero. Del tuyo subyace la suerte de dormir con la persona a la que quieres, pero para los que no tenemos esa suerte, nos basta un segundo en el que al menos podamos verla a lo lejos. La sonrisa dulce se dibuja casi igual.

Besos y gracias.

ana | 11:14

Me tiene fascinada la facilidad de pabra que tienes, enhorabuena.

Pablo Martín Lozano | 11:18

Muchas gracias Ana. Sólo juego con ellas, con sus formas, sus sonidos, sus significados...
Por cierto, ¿Nueva aquí? ¿Te conozco?

Saludos.

BeRiTa | 14:44

Hermoso!!
Logras transmitir el deseo de ese instante en el que el tiempo sobra, y queda sólo la esencia de este.

Gracias, porque tus palabras demuestran que no importa el tiempo o la circunstancia, se puede sentir intensamente incluso en lo efímero de los segundos.

Un Saludo!

Pablo Martín Lozano | 19:37

Hola Berita y gracias a ti por el comentario. Es cierto, el tiempo es una categoría adquirida y perceptiva que en ocasiones lo único que hace es limitarnos porque nos dedicamos a ver su paso sin disfrutar de lo que nos permite estar haciendo/viviendo.
Hay veces en las que se puede suspender...en las que basta una milésima para disfrutar sin su presión.

Besos!

ana | 11:39

Hola, no me conoces,hace tiempo buscaba un poema, he puesto una frase y ha salido tu blog, y me han enganchado tus textos, me encanta esa facilidad de palabra que tienes, a mi también me gusta mucho escribir pero se me da mejor escribir con luz. Aquí puedes encontrarme a mi: www.anagarcia.es.
Saludos

Pablo Martín Lozano | 14:37

Hola Ana, encantado ahora de"conocerte". Me ha gustado muchísimo tu web y tu trabajo. Espero tener más tiempo esta noche y perderme por tus fotografías. A mí también me encanta y es un aspecto qe trato de cuidar bastante en mi rincón. Gracias por tu comentario.

Saludos!