El Paraíso En Tu Boca

...Y después de años y años buscando un instante perfecto, una belleza perdida, un paisaje soñado, un momento de gloria, un relámpago dorado, una escena divina, un segundo eterno, un soplo exquisito, una imagen ideal, un delirio celestial, un susurro cándido, una estampa preciosa, un rincón solitario, una tierra prometida, un regalo sensorial, un descuido supraterrenal...
Entonces y sólo entonces, abatido por la búsqueda sin premio de un lugar donde perderme, encontré la respuesta y con ella la calma que habría de permitir el descanso de mis dudas. Cuando ya había desistido en la búsqueda, cuando el desánimo había asediado por completo la fortaleza de barro de mi corazón, encontré el paraíso en un beso lento, en un atardecer, a la orilla de una playa virgen en mitad de una isla de sensaciones prohibidas. Cálido, intenso, dulce y apasionado, bajo rayos de sol matizando una extensa gama de dorados reflejados en sus pieles. Un contacto entre dos cuerpos enlazados por unos labios entregados al retozo venido a realidad, en un juego pasional de no sólo intercambio salival; de ardores compartidos e ilusiones frente al mar; de ternura regalada y devoción contractual; de la entrega de dos locos que, por locos, de amor loco desatado enloquecerán.

Y es que Sucede Que Hoy recordé tus besos en la arena...

2 comentarios :

Encarni | 22:12

Si tuviera que elegir un momento... me quedaría también con un beso... dulce, lento, cálido, eterno... que compartí un dia con él y que aún sigue vivo en mis recuerdos.

Y es que sucede que hoy hiciste que echara de menos aquellos labios, protagonistas de aquel maravilloso beso.

Muak!

P.D: Creo que hoy olvidaste algo... "Mientras tú escribas yo..." ;)

Pablo Martín Lozano | 22:29

A veces no reparo en que cuando escribo porque recuerdo un momento, una escena, provoco lo mismo en las vidas de quienes leen luego el texto, adaptado a sus vivencias. Siento si ha sido doloroso. Trata de quedarte con el sabor dulce que dejó aquel beso, más que con el amargo de su partida.

Hoy más que nunca...Un beso.