Siempre Quedará Madrid

Esta mañana, con los primeros rayos de sol entrando por la ventana, he abierto poco a poco los ojos dejando que cada sueño se fuera cerrando para no perderlo. Lentamente mis pupilas se iban acomodando a la luz que entraba desde fuera a modo de declaración de un nuevo día y pronto me he dado cuenta de que no quería despertar. No sentía el aire seco de Madrid...

Han sido tantos y tan buenos los momentos que hemos pasado juntos estos tres días, que ahora se hace difícil volver a la rutina sabiendo que a 350 kilómetros has dejado parte de ti mismo y de tu vida en cada lugar que visitaste. Demasiados buenos recuerdos, demasiadas cosas hechas y por hacer, demasiado buena la gente que me acompañó y, en definitiva, demasiado poco tiempo para tanto que vivir.

Hoy es día de echar la vista atrás, repasar una a una todas las fotografías, dejar que se agolpen los recuerdos en la mente y tratar de no permitir que la nostalgia te invada. Que todas y cada una de las experiencias que allí viviste seguirán siempre contigo, que los instantes inolvidables quedarán grabados a fuego para siempre en la memoria y que, al fin y al cabo, la vida es larga y repetir sencillo.

Por todo lo que he disfrutado con vosotros estos días; todo lo que me habéis hecho reír; por cada una de las anécdotas que guardaremos bajo llave; por el cariño y la amistad que ha reinado durante todo el viaje y porque cuando las cosas se hacen con ilusión, siempre salen bien. Por todo esto y mucho más...GRACIAS.

Y es que Sucede Que Hoy Madrid todavía corría por mis venas...

2 comentarios :

Quique!!! | 01:05

Kukini!!!

Después de tanto vivido... estoy depre, por dos motivos, me he dejado un asunto pendiente en Madrid... y me entero hoy!!
¿Puedo ser el hombre más triste en estos momentos?

Tenemos que volver pronto!!

Favor personal...

Me ha encantado el "siempre quedará Madrid", porque tienes toda la razón del mundo, en un rinconcito de nuestro corazón siempre quedará lo vivido.

Gracias!

Un abrazo

Quique

Pablo Martín Lozano | 01:10

Todos tenemos algo pendiente por allí. Unos de primeras y otros por repetir. El caso es que por ti amigo, lo que sea. No seré yo quien ponga problemas, jeje.

El mejor antídoto para la tristeza es cerrar historias que dejaste abiertas. Ya sabes; más vale arrepentirse de algo que has hecho, que de algo que nunca llegasta a hacer. Tal vez ahora estés en lo segundo, pero en tu mano está pasar a formar parte de los de lo primero.
Yo te ayudo, jeje.
Un abrazo fuerte.