La Escalera Desde Donde Siempre Te Hablé

Desde la escalera donde siempre te hablé podía tocar las estrellas. Sentado, noche tras noche, miraba al cielo mientras las palabras se perdían en el viento caluroso de la noche. Te buscaba en las ramas de los árboles y en las piedras del jardín que guardará para siempre el eco de mis llamadas. Te buscaba, y lo único que encontraba era tu voz del otro lado del teléfono y las líneas de tu rostro dibujado en la tierra por mis manos. Y mientras hablábamos, sonidos nocturnos llenaban el espacio. Desde la escalera donde siempre te hablé podía imaginar el futuro. Sentado, noche tras noche, tejía los sueños del mañana mientras escuchaba tu voz diciendo vuelve ya que necesito morder tus labios. Y entonces el viento chocaba en mi cara robándome el beso que en cuestión de minutos mecía en tus manos. Después yo agudizaba el olfato creyendo captar tu perfume escondido entre las flores dormidas de mi lado. Desde la escalera donde siempre te hablé podía fingir mi estado. Hacerte ver que estaba bien a pesar de querer cerrar los ojos y despertar acostado con mi cuerpo envuelto en tus brazos. Con tu pelo enredado en mis dedos. Con la suave luz de la mañana desvelando el revuelo de sábanas, amor y desenfreno.

Y es que Sucede Que Hoy quisiera no volver a ver esa escalera...

9 comentarios :

Maria del pilar | 13:27

Brillante escalera donde se pueden tocar las estrellas.

La escalera de tus bellos y anhelados sueños que pueden cumplirse y convertirse en una hermosa realidad.

Seguramente , cuando tú quieras, no volverás a ver esa escalera porque vivirás tu sueño en la más pura y absoluta realidad.

Un beso

Pilar

Pablo Martín Lozano | 13:32

La escalera simboliza la subida a la feliciddad. El placer está en la bajada, pero antes tienes que haberla subido. Es en el camino donde se aprende y se prepara para poder disfrutar el descenso.

Un beso.

MMG | 18:17

Por favor, no me digas que la distancia convirtió en silencio esa escalera, dime que la lejanía no termina con el amor que se trnsmite en tu escalera...

Pablo Martín Lozano | 09:25

Hola MMG y bienvenida.
Por supuesto que la lejanía no termina con el amor. Los sentimientos no entienden de distancias.

Saludos y gracias por el comentario.

Pablo Martín Lozano | 16:31

Pilar, siento desilusionarte, pero estás totalmente equivocada con tus teorías.
Afortunadamente, tengo una sola identidad y este, mi blog, lleva en marcha casi 3 años (puedes comprobarlo en el listado de meses de la barra lateral), así que nada que ver con tus pesquisas.
Siento que te hayas confundido de tal manera, pero leyendo tus comentarios me he decidido a aclarártelo para que no hagas nada innecesario.
Siento bajarte así a la realidad y quitarte la ilusión, pero ni este blog, ni ningún comentario tiene que ver con lo que planteas.

Saludos y ojalá soluciones todo.

Quetzal | 00:32

Esas esacaleras iluminadas por la luna... se de eso.

saludos Pablo :)
un beso

Pablo Martín Lozano | 11:35

Hola Quetzal, cuánto tiempo.
Si sabes de eso, sólo puedo decirte una cosa: enhorabuena por conocer todo lo que conlleva.

Un beso.

Nohemi | 21:51

Hermoso post! me ha gustado muchísimo “Y es que Sucede Que Hoy quisiera no volver a ver esa escalera..." y yo que no hago más que buscarla.
Saludos! Me ha encantado tu blog! felicitaciones

Pablo Martín Lozano | 23:41

Hola Nohemí! Muchas gracias por tu comentario y bienvenida. Persiste en tu búsqueda sin desesperarte, porque todo llega.

Besos y gracias.