Tuviste Que Llegar

Entre todas las ciudades del mapa tuviste que decidirte por esta. Todas las carreteras que podían alejarte de aquí y terminas por llegar justamente a esta calle, a este número, a esta habitación. Como si no existiera más mundo que este; como si el infortunio de saberme lejos no fuera ya suficiente. Pero no, aquí te tengo, justo frente a mí con esa sonrisa a medias que te hace todavía más indeseada. Pareciera que el destino se riera de mí o acaso que un halo de mala suerte rodeara mi figura en estas fechas de un calendario que no pasa los días a la velocidad habitual. Qué lentas las horas. Llegaste de pronto, sin aviso, sin ser invitada, sin ser deseada. Tu figura etérea suscita el peor de mis humores y provoca un dolor abrasante en la boca del estómago generándome náuseas. Detesto la sensación que logras encender en mi cuerpo. Si pudiera chasquearía los dedos y te haría desaparecer como por arte de la magia que ahora me niegas. ¿Qué hice mal? ¿Qué ha ocurrido, así, de pronto? Maldita melancolía, ¿por qué tuviste que llegar?

Y es que Sucede Que Hoy me invadió la nostalgia...

4 comentarios :

Maria del pilar | 23:12

Vaya Pablo, creo que te sienta muy bien el verano !!!! ha disparado tu vena artístico-creativa. Nos has regalado un nuevo relato que aunque resuena melancólico.... es una bella creación.

La fotografía, muy bonita, con un columpio y la parte incompleta de otro me simboliza que junto a tí hay una parte incompleta de lo que profundamente deseas. Todo lo que con amor deseas seguro que un día estará completamente junto a tí para ser plenamente feliz.

Un beso

Pilar

Pablo Martín Lozano | 23:17

Hola Pilar.
También a ti te ha disparado la vena comentarista y agradezco tus palabras en cada publicación.

Sigue siendo sorprendente tu interpretación de las cosas.

Besos.

Anónimo | 22:21

bueno pablo sinceramente me dejas sin palabrasme llega tanto lo que escribis espero seguir leyendo muchos relatos mas . . .Miunich . . .

Pablo Martín Lozano | 22:57

Hola, de nuevo, Miunich. Y yo deseo sinceramente que sigan llegándote mis palabras y encuentres en ellas un apoyo en la distancia.
Gracias por compartirlo.

Saludos.