Tormenta de Verano

Madrid amaneció con las calles mojadas y un olor a lluvia y otoño que se levantaba en cada esquina. El cielo, encapotado, teñía de gris las calles iluminadas por las luces de los coches pisando charcos a su paso. La mañana despuntaba al final de la avenida, en el horizonte, mientras la piel erizada de mis brazos extrañaba tu calor, tus manos calmando el inusual frío de aquel día. Y con la madrugada todavía pegada en los lagrimales comencé a caminar con la extraña sensación de tenerte al lado, enfundada en tu abrigo marrón, con la capucha protegiéndote de la insistente lluvia y tu sonrisa tratando de hacer salir el arco iris. Aquel otoño improvisado te trajo allí, conmigo, dejándome la sensación de querer que volviera el frío para estar contigo. Sentía tu mano aferrada a la mía moviéndose adelante y hacia atrás poniéndole buena cara al mal tiempo, corriendo por los charcos como dos niños con botas de agua. Y recordé la vez en que nos sorprendió la tormenta sentados en aquel banco bajo el árbol milenario, abrazados, probando el sabor de la lluvia en tus besos. La tarde que comprendí que hasta el cielo envidiaba un amor tan puro y descargaba con furia su llanto, mientras nosotros, ajenos a todo, continuamos regalándonos sensaciones prohibidas.

Y es que Sucede Que Hoy la lluvia me hizo recordarte...

9 comentarios :

Maria del pilar | 00:07

Nos estás mimando demasiado y malacostumbrando, Pablo!! Aprovecharemos y disfrutaremos de tus bellos relatos.
La lluvia es un bonito regalo de la naturaleza, aunque....si no vas protegido o preparado hay personas que les puede molestar e incluso enojar.
Los enamorados se encuentran en tal estado que ni la lluvia les molesta o importa demasiado ya que es estar juntos lo que verdaderamente les reconforta.
Hoy tus palabras me incitan a visualizar a 2 enamorados bajo la lluvia , sonrientes correr cogidos de la mano para guarecerse... disfrutar y saborear bonitos e intensos momentos.

Que los hermosos y dulces sueños o
recuerdos siempre nos acompañen a todos.

Un beso

Pilar

Maria del pilar | 16:40

Hola de nuevo Pablo , no sé si te ha llegado mi comentario pero por si acaso..... lo vuelvo a enviar!! El ordenador ayer empezó a hacer un poco el tonto, le deve estar afectando el verano y se estará deshidratando. Ja,JA,JA!!!!

Creo que la proximidad de las vacaciones es lo que te está disparando tu bonita vena creativa, esto hace que nos estés mimando demasiado y hasta malacostumbrando!!! Aprovecharé y disfrutré de tus bellos relatos.

La lluvia es un bonito regalo de la naturaleza, aunque, si no vas protegido o preparado hay personas que les puede molestar e incluso enojar. Los enamorados se encuentran en tal estado que no les preocupa ni les molesta ya que es estar juntos lo que verdaderamente les reconforta.

Hoy tus palabras me incitan a visualizar a 2 enamorados cogidos de la mano, sonrientes bajo la lluvia correr para guarecerse ....disfrutar y saborear bonitos e intensos momentos.

Que los hermosos y dulces sueños o recuerdos nos acompañen a todos.

Feliz verano !!!! Un beso .

Pilar

Encarni | 00:43

Detalles que para los demás pueden ser insignificantes a veces nos traen grandes recuerdos, nos hacen echar de menos a alguien. El frío regresará, como cada año y ella volverá a tu lado o tú al suyo.

Esto me recuerda a esas mañanas que me despierto y el olor a café entra por la ventana, ese pequeño detalle me hace acordarme de mi padre y aunque se que lo veré en pocos días no puedo evitar esas ganas locas de abrazarlo.

También me has hecho recordar aquel día que regresaba de la facultad y me sorprendió la lluvia sin paraguas, ni abrigo... y tras unos metros esquivando el agua decidí disfrutar de ella y saltar en los charcos y pasear tranquila bajo la lluvia. Sin darme cuenta tenía la mayor de las sonrisas dibujada en mi cara.

Pronto llegará la lluvia y volveréis a saltar en los charcos...

Besos!

P.D: Esta noche vi "El viaje de Carol", me perdí el principio pero me ha encantado, si no la has visto te la recomiendo.

Pablo Martín Lozano | 08:29

Hola Pilar.
Bueno, antes escribía todos los días, ahora, aunque no puedo llegar a eso, estoy tratando de volver a recuperar el ritmo.
La lluvia se inventó para ser recibida sin paraguas, así, a cuerpo entregado. A mí me encanta. Conectas con la naturaleza.
Respecto a los sueños y recuerdos...lo dicho: que nunca se pierdan.

Besos!

Pablo Martín Lozano | 08:32

Hola Encarni! Muchas gracias por el comentario. Me alegro de haberte hecho recordar tantas cosas y te felicito por aquella experiencia con la lluvia. Aprendiste la lección de que la naturaleza siempre está por encima de nosotros y lo único que podemos hacer es rendirnos ante su poder y disfrutarla.

Besos!

Maria del pilar | 14:58

Comparto muchas de las bonitas palabras de Encarni y de las tuyas Pablo. Me gustaría apuntar algo que muchas veces por tozudería o timidez personal no llegamos a realizar.

Existen pequeñas cosas cotidianas y tb de la naturaleza que nos recuerdan hermosas cosas que podrían haber sucedido pero.... determinadas circunstancias hicieron que en esos momento no pudieran suceder y se transforman en bonitos y hermosos sueños.

Muchas veces, una pequeña llamada telefónica o dejar el mensaje que en el contestador queda guardado...
puede ayudar a que los sueños se transformen en realidad.

No dejemos que el autoorgullo, timidez personal o los malos entendidos no hablados ni comprendidos nos impidan la verdadera felicidad!!!!!

Un Beso

Pilar

Pablo Martín Lozano | 21:07

El orgullo es una de las peores cualidades humanas. Aprender a dominarlo es clave para seguir en el camino del crecimiento personal.

Besos!

Anónimo | 13:43

Grandes recuerdos suscitan tus hermosas palabras. Eusonwoman

Pablo Martín Lozano | 13:45

Hola Eusonwoman. Gracias por tu comentario. Grandes recuerdos, pequeñas y humildes palabras.

Saludos.