Dans Le Palais Bulle

Entre burbujas de fino hormigón, luces de colores, música y alcohol -demasiado alcohol-, cientos de personas bailan y hablan de promesas de futuro, sueños y caminos recorridos o por recorrer. El idioma no es obstáculo cuando en los ojos luce el brillo de la emoción. Un lugar de cuento, diseñado por y para la locura, la fantasía, los sueños y delirios de sus habitantes -aunque sólo lo sean por unas horas y gracias a una pulsera naranja de procedencia sospechosa que acredita su dudosa, pero real al fin y al cabo, presencia en la lista de los elegidos-. Cuestión de privilegios; como todo, como siempre. Y contra ellos, los descarados, como en este caso yo. Y en medio de aquel oasis de ocres y verdes sobre un mar azul, el lujo se respira entre carteles de "se mira pero no se toca" y "mírame porque nunca me tendrás". Un lugar donde las curvas se encuentran por doquier, ya sean en su versión de cemento o en la de carne y piel. Una estética cuidada, sublime, de formas sinuosas y trazados imposibles. A las espaldas, una colina poblada de árboles y plantas de todos los colores y fragancias; al frente un mar abierto teñido de luna y veleros anclados a la espera del sol siguiente. Y entre ambos el retiro de un grande de la moda que abrió las puertas de su palacio a unos pocos acostumbrados y a otros muchos fascinados como toda primera vez. Contagiado por la magia del lugar y embriagado por la noche y el deseo de no llegar a despertar, exprimo al máximo la oportunidad y recorro sus pasillos por si jamás los volviera a pisar.

Y es que Sucede Que Hoy estuve en casa de Pierre Cardin en Cannes...

4 comentarios :

* * * â l i * * * | 21:37

Amazing description of an incredible and superfluous night... I had had some of that kind...
(I write in english because you told some friend that you know and practice some english in Cannes..., and I like to practice it too jaja)

bye bye.... Áli

Pablo Martín Lozano | 22:47

Hi Ali!!
Gracias por tu comentario!La noche fue increíble, porque la fiesta fue increíble, porque el lugar es increíble. La foto es real, esa es la casa en la que estuve.
La descripción es sólo la recapitulación de todo lo que mi memoria -y el alcohol de aquella noche- me permiten recordar.

Thanks, again! And kisses!

Luz | 19:10

" Las Jaulas doradas del siglo XXI "

La "mayoría" de las Personas de élite ( materialmente hablando) crean lugares, casas, jardines preciosos y dignos de ver y vivir . Crean vestidos y formas dignos de soñar....Pero son sólo eso..Vestidos, formas que no son reflejo de su personalidad, de su ser interno.

Artistas que reflejan la belleza en las formas enmascarando así la fealdad de su ser y la ambición que corroe su alma.

Fiestas en las que "todo el mundo es bueno" y en las que todos estos Personajes de élite muestran su mejor cara, su mejor sonrisa, su mejor "apariencia".. "Apariencias".. , solo son eso...

DEBEMOS MIRAR MÁS ALLÁ DE LAS FORMAS...

El Paraíso externo es perfecto cuando va acompañado del paraíso interno, pues los dos se retroalimentan y son fiel reflejo el uno del otro.

El cielo debe venir a la Tierra ( por ello estas formas físicas sublimes) Y el Alma debe tender al Cielo..

La Riqueza del Alma es la verdadera riqueza. El resto son Formas perecederas , continentes donde se expresa el Alma.

Te felicito por tus logros y tus experiencias ilustrativas que son gran fuente de enseñanza...

Aprovéchalas y Profundiza en ellas..

Un Gran Abrazo Pablo.

Luz Wilson.

Pablo Martín Lozano | 20:18

Hola Luz. Yo te agradezco sinceramente tus comentarios porque eso sí que son enseñanzas.
Está claro que no hay que dejar deslumbrarse por lo que reluce y mirar siempre más allá. Créeme que lo hago, pero si de algo me "maravillé" fue de la belleza del lugar y no del lujo.
De hecho, como apunté en el post anterior, en el que reflexioné brevemente sobre el lujo, dejé clara mi postura: la vida...para unos tanto (ya que nacer es ya en sí mismo un tesoro, el mayor que podamos conocer); para otros tanto más (porque realmente existe mucha desigualdad). Con eso no quiero decir que los segundos sean mejores, ni mucho menos, es más, son conceptos algo contradictorios.
En el caso de la fiesta ya digo, me impresionó el lugar porque me gusta mucho el arte y la arquitectura y allí había mucho y muy bonito de los dos.

En cualquier caso, nada más allá de una experiencia.

Un fuerte abrazo y nuevamente, gracias.