La Piel De Mis Huesos

Acércate hasta rozar con tu melena la piel de mis huesos. Que sienta en mi interior el fuego de tu sangre fusionarse con la mía y bombear juntos un mismo corazón. Quiero saber qué escondes detrás de esa sonrisa de pose estudiada. Conocer a qué saben los ecos de tus besos cuando ya te hayas marchado. Sentir que te llevo adentro porque tu mirada traspasó mis ojos. Y querer que tus manos acaricien mis esperanzas con la suavidad con la que ahora juegan con tu pelo. Que los ojos claros ocultos detrás de la sombra que los rodea se reflejen en el espejo donde nos miramos el alma. Un alma que aclama con alaridos sordos un silencio cara a cara entre los dos. Deseo pasar mis manos por tu espalda desnuda sin llegar a tocarte y desprender pasión por ellas hasta tatuarte en brasas la razón de mis desvelos. Hacerte saber que inspiras, agitas y ensalzas un corazón devoto de tu aura. Mirarte, tocarte y callarte con un beso sedante hasta caer rendida en mis brazos por el veneno. Y entretanto robarte el sueño. Jugar a ser el duende que escarba entre tus recuerdos. Pintar de blanco el mapa del tesoro de tu cuerpo. Matarte. Matarte a deseos. Matarte a deseos de fervor y ardiente celo, mientras susurras travesuras y retas al tiempo en su transcurso pasajero. Acércate hasta rozar con tu melena la piel de mis huesos. Acércate y escucha los latidos de mi pecho. Te llaman. Te buscan. Te esperan. Ahora decide, ¿empiezo a besarte o empiezas?

Y es que Sucede Que Hoy ¿Qué Sucede Hoy? Deseos...

10 comentarios :

Miguel | 02:49

Hola Pablo, te hago otro comentario casi seguido con el anterior, pero es que todavía no habías publicado este. Es muy hermosa la sensación que describes de forma suave y sutil el deseo. Uff, el deseo, veo que de alguna manera continúas deseando a ese famoso "tú" al que has dirigido tantos post, y que de alguna manera parecías ya un poco desprendido. Pero, es verdad, que no podemos evitar que surjan esos retazos donde uno expresa sus emociones más íntimas, y qué hay más bello que el deseo de alguien de embriagarte hasta de su respiración. Quieres matarla de deseo, pero no sé si será real el comenzar a besarse, tal vez sea un intenso deseo tuyo, haría falta que también la otra parte lo deseara igualmente. Hoy nos quedamos con la intención de poder llegar al alma a través del deseo. Qué palabra tan hermosa y cuánto contenido conlleva.

Deseo que continúe tu deseo siempre que no te haga daño.

Un abrazo lleno de deseos.

Pablo Martín Lozano | 03:01

Hola Miguel, justo he publicado el nuevo post cuando recibía tu comentario anterior.
Gracias por ambos.
Es muy hermosa la sensación que describo porque muy hermoso es el deseo y desear.
En cualquier caso he de decirte que no ha pasado -sinceramente- por mi cabeza en ningún momento mientras escribía ninguno de los "tú" anteriores.
Tampoco ninguno nuevo, no creas. Era una especie de oda al deseo, general, amplia, nada particular. Aunque parecería absurdo pensar que puedes escribir líneas así sin tener una imagen en mente.
Yo no escribo, transmito y plasmo las sensaciones que me vienen en forma de palabra. Pero sensaciones, como hoy.
De todas formas si observas el final..."Qué sucede hoy?", simplemente escribí y escribí al deseo porque es fundamental y en parte ha estado hoy presente. Ningún tú pasado, posiblemente ningún "tú" futuro, pero eso no impide que el deseo no surja cuando menos te los esperas.
Me quedo con las intenciones y el recorrido mental mientras escribía.
No sólo de deseos vive el hombre, pero qué necesarios para hacernos luchar por lo que queremos. Sin deseo no hay motivación. Aunque ese deseo sólo -¿sólo?- sea el de ser mejor persona.

Un abrazo, amigo.

Luz | 11:17

Hola de nuevo Pablo.


Es curioso, el deseo.., cuantos "niveles de expresión" puede tener...,desde los más groseros hasta los más sutíles; y aún así..el deseo se queda una emoción inferior. Una emoción que nos atrapa en las regiones inferiores del Ser.

El deseo "desea" y, tiende ha realizar lo que "sea" para conseguirlo,tiende a dar lo que sea para conseguir el objeto de su deseo.

Nubla la Conciencia, ya sólo se ve y se siente deseo y la voz de la sabiduría queda acallada sin posibilidad de guiar.

Cuando se escucha la deseo ,la sabiduría calla.

El deseo se guía por el placer sin preguntarse de dónde vienen estos impulsos y
sin importarle el cómo conseguirlo.

En mi caso personal,Como Principio Femenino, prefiero que no me deseen, prefiero que no sea objeto de deseo, estas vibraciones no las dejo ya entrar en mi, pues sólo procuro dejar entrar lo más sutil y dar lo más sutil.

Cuando te desean, sientes que te "quieren" poseer, que te quieren "devorar" figuradamente claro, son unas emociones que lejos de dar libertad, exclavizan emocionalmente a la persona deseada, la lanzan una cuerda invisible que la aprisiona tirando de ella hacia el/la persona que te desea para satisfacer sus apetitos...

Aunque el deseo aparente ser positívo, sólo proviene del ser inferior, del ego y lejos de dar a la otra persona algo puro, la "ensucias".. Todo aquel un poco sensible a las energías y con Conciencia de lo que percibe del exterior y en sí mismo, se dá cuenta de esto al observar el Deseo..

El deseo acerca cuerpos, pide materialidad, e incluso aunque aparentemente desee algo sublime, sólo lo desea ...pues no va hacia ello en realidad. Es un mal compañero de camino, pues nos desvía y nos retrasa.


Prefiero el AMOR que me hace libre que Ama en libertad, respetando a si mismo y al otro, sin esperar nada del otro, sin esperar que el otro sea el el objeto de satisfación de mis deseos, sin esperar nada a cambio. Dar, Compartir.

El AMOR, Pureza, sin deseo, el amor que hace fusionarse dos almas en libertad, en respeto, sin pretensiones...AMOR AMOR AMOR

Un abrazo.

Luz Wilson.

Anónimo | 15:16

Los deseos muchas veces se basan en tentaciones y alguien dijo en alguna ocasión que el carácter de las personas se medía por su resistencia ante ellas...Desde mi punto de vista eso sería una estupidez.

Mejorando cada día,siempre es un placer...

Gise

Pablo Martín Lozano | 19:01

Hola Luz, muchas gracias por tu comentario.
En cierta manera, el deseo es el elemento que nos hace volver a los orígenes, que nos recuerda que somos seres vivos, animales con instinto refinado. Así que es comprensible tu postura, de hecho es comprensible y comparti-ble, pero qué difícil resulta a veces.
Como le dije a Miguel en el comentario, no era un deseo "de" alguien, sino una especie de oda al deseo, pero entendido como ese motor que nos invita a luchar por lo que queremos. La motivación que a veces nos hace falta para dar un paso.
En la progresión interna de cada uno debemos escalar del "deseo hacer..." al "voy a hacer...", el "estoy haciendo", hasta el "he hecho" y GRACIAS por haberme dado la oportunidad de hacerlo. Pero el deseo es un paso; elemental, pero necesario para poder ser superado.

La meta es ese amor puro e incondicional.

Un abrazo fuerte.

Pablo Martín Lozano | 19:02

Hola Gise, el placer es mío! Muchas gracias por tus palabras.

Un comentario totalmente opuesto al anterior, y eso me encanta. Que haya variedad de opiniones, qué bonita la vida así, repleta de colores.

Hay muchos tipos de deseo; los hay blancos y negros, pero no debemos olvidar que la virtud muchas veces está en los grises.

Un beso!

Miguel | 01:58

Qué bien estaría alcanzar ese nivel de amor puro del que habla Luz, pero el deseo, el movimiento hacia algo afectivo o el impulso, como dice la RAE sobre lo que significa el deseo, es para nosotros, y hablo por mí, que estoy con las hormonas descontroladas muy difícil de racionalizar. Qué difícil es decir no a un impulso en estos momentos, a una situación que te viene o provocas, somos un poco como animales, pero ahí están nuestros orígenes. Desear hasta que se te nublan los sentidos,hasta que no eres capaz de saber ni dónde estás, sentir vibrar todas tus emociones, aunque a veces no haya amor, es como algo muy complicado, al menos para mí a esta edad, ser capaz de decir no, ante una situación, porque no haya amor puro. A lo mejor es que soy un poco básico, y me gustaría acercarme a lo que dice Luz, pero estoy muy lejos. Una mujer no es objeto de deseo, cuando ardemos por dentro, es un impulso que nos mueve todo, y que a veces es bueno dejar escapar y no racionalizar. En fin, una opinión de un joven con hormonas disparadas que le cuesta decir no, aunque a veces no haya amor puro. Es o no es ? Pablo

Un saludo deseoso de que nos aparezcan muchos deseos. Ah, y lo de mito, buenooooo, intentaré reconstruirlo poco a poco. Lo que se gana con esfuerzo, no me lo puedes quitar en un día, ja, ja, dame más oportunidades y te dejaré sorprendido.

Pablo Martín Lozano | 03:27

Difícil, difícil, Miguel pero bastante acertado. Por su puesto que nada de mujer objeto, jamás saldría de mi boca o en este caso mis manos algo así, todo lo contrario.

Por cierto, ya tengo el libro de Ángela Becerra, ahora falta acabar un par que tengo empezados y lo cojo.

Lo del mito, ya sabes, ahora será más difícil volver a construirlo. Es como crear imagen de empresa, si pierdes es mucho más complicado volver a recuperarla.

Saludos.

VICKY GALLARDO | 22:01

hablando se deseos...

(pero de los otros)...

sucede que hoy... te deseo, muchos existos y toda la luz...

lo que creo lo creo!!! no lo olvides pablito!
cuidate y hasta la vuelta!!!

(sucede que hoy, hasta me puse nerviosa... ya quiero que sea lunes, asi nos contas!!!) besitos

Pablo Martín Lozano | 22:40

"Lo que creo, lo creo".
Lo repetiré durante todo el trayecto en avión dentro de unas horas y se lo transmitiré a mi grupo para ejercer más fuerza todos a una, jeje.

Muchas gracias!

Espero vuestro apoyo en la distancia.