Por Mucho que Otros me Callen

En un sábado tranquilo, sin la animada madrugada que suele acompañarle semana tras semana, he dedicado las horas de esta noche a leer y disfrutar sin palomitas ni acompañante de una película en casa. Su título "Como tú me has deseado" y su director Juan Andre Bueno. Un film mexicano que muestra el conflicto interno que muchos publicitarios y aspirantes a ello -entre los que figuro- se encuentran en su día a día. Todo surge de saber -o más bien de poder- discernir entre prostitución profesional y seguimiento de una doctrina o filosofía de vida. Entre saber diferenciar lo que te da el pan de cada día, de tu ideología.

La publicidad trata de vender y de hacerlo además de una manera atractiva, creando necesidades, perdón, elevando a nivel cognitivo las necesidades que uno ya poseía (pero no sabía que las tenía). ¿Suena mejor? Así es como lo aprendemos en la Facultad. En definitiva, gastar.
Sin embargo al otro lado del cuadrilátero se encuentra la crítica al consumismo, al capitalismo exacerbado y falto de razón, el saber que así sólo se crean diferencias entre los que pueden y los que no, que caemos en el error de medir a las personas por lo que tienen y no por lo que son.

¿Qué hacer pues si realmente disfrutas con el mundo empresarial, publicitario y de la comunicación? Te prostituyes y llevas caviar y champán a casa, o no lo haces y a duras penas llevas unas migajas de pan.
Por si fuera poco cuando te viene una idea magistral -al menos tú crees que lo es- que posibilita la unión entre publicidad y solidaridad (y sé que cuesta de imaginar), hay quien critica y dice que no hace más que alimentar las diferencias.

Ruego disculpas señores defensores del bien, pero prefiero morir en el intento y caer en el error intentando hacer algo por ayudar a los más necesitados que perderme en la hipocresía de criticar una causa sentado en mi cómodo sillón de cuero con auto-masaje.
Sé que puedo estar en el error, pero dejadme tropezar y caer. Al fin y al cabo quién sabe...puede que hasta incluso aprenda a saltar antes de encontrarme con la piedra.

Mientras tanto seguiré disfrutando en las clases de publicidad, marketing y relaciones públicas. No sé si será malo o bueno, pero sí sé que debe existir un hueco por el que colarse y valerse de todas estas materias para crear un mundo mejor. Sé que algún día lo descubriré, entretanto seguiré soñándolo. Me decantaré por mi necesidad de crear en lugar de crear necesidad.

Y es que Sucede Que Hoy una película reflejó mi realidad...

4 comentarios :

laurita | 21:59

estoy totalmente de acuerdo contigo, algún día conseguiremos utilizar la publicidad para ayudar a los demás y no tanto para gastar, ya verás. 1besito!

Pablo Martín Lozano | 22:22

Será nuestro turno Laurita, nos tocará darle un vuelco a este mundo y hacerlo más solidario. Besos

Chiqui | 02:03

Por ahora, y perdón por el autobombo, os toca enfrentaros desgraciadamente a ésto...
http://bitacora.chiquiworld.com/?p=428

Pablo Martín Lozano | 16:35

Ejemplos como el que comentas Chiqui son los que me empujan y dan aliento para, al menos durante mi etapa de estudiante, tener despierto y activo mi espíritu crítico.
Estoy seguro de que la unión que propongo es posible.
Mientras continuo buscando...encontraré miles de casos como el que apuntas, por desgracia.
Saludos!