Ardua Tarea

Mediodía de un típico domingo familiar. Abuelos, tíos y primos reunidos para comer con la excusa de la celebración de un cumpleaños. Comida, más comida, charlas, comentarios, risas, batallitas...¡ah! y más comida.
De pronto, se me plantea un duro reto: explicarle a mi querido abuelo qué es eso que algunos locos llaman Blog.

Sinceramente a lo largo de mi vida me he encontrado ante situaciones complicadas, algunas, más de lo que hubiera deseado, pero como ésta, pocas. ¿Cómo explicarle a una persona que apenas conoce la utilidad de un ordenador (por no hablar ya de Internet) en qué consiste un Blog? Me resultaría más sencillo explicarle la problemática del desarrollo en las zonas de influencia de la actividad minera, por poner un ejemplo, que a lo que me debo enfrentar ahora.
"Verás yayo, es una especie de diario, en el que yo escribo y quien quiere puede entrar a leerlo. No, no. No es que vaya dejándolo por ahí, es que puede leerlo cualquiera desde cualquier punto del planeta porque lo tengo colgado en Internet. Que no yayo, no utilizo pinzas. No es nada físico, es un mundo etéreo.
¿Que qué es Internet? Uf, déjame escribir una tésis doctoral sobre ese tema adaptado para gente como tú y de aquí un tiempo te la dejo para que la estudies..."
Es un diálogo ficcionado, pero por ahí van los tiros. Sé que existen diferentes medidas adoptadas por diversos organismos públicos y privados que luchan precisamente contra este tipo de situaciones y convocan cursos de informática e Internet para adultos y ancianos (vale, cambiando lo de anciano por "jubilado", pero aquí sobran eufemismos). Aún así, son cursos dirigidos a facilitarles la vida enseñándoles a hacer la compra por Internet, conocer a más gente como ellos o incluso la utilización de la Red como mero archivo fotográfico. Pero lo que yo promulgo es algo más; más y mejor.

¿Por qué no demostrarles la cantidad de aplicaciones que puede tener Internet para personas de cualquier edad? Yo dirigiría esos cursos sobre todo, a exponer las facilidades que este medio aporta para continuar adquiriendo conocimientos, formación, posibilidades de lectura, enterarse de lo que ocurre en el mundo...En fin, todo eso a lo que nosotros los jóvenes (afortunados jóvenes), sí que podemos acceder.
Claro que me estoy refiriendo a los ancianos, y puede que esté yendo demasiado lejos. Tal vez un curso de este tipo también les iría bien a nuestros padres , porque tarde o temprano necesitarán hacer uso de la Red. A todos nos gustaría ser hijos de una eMamá como apunta Chapu.

En fin, me toca volver para intentar explicar en qué consiste este mundillo en el que hace bien poco que me he metido. En ocasiones me resulta difícil hasta a mí ponerle límites para comprenderlo, pero en esta ocasión si no lo hago, me perderé en la explicación y no lograré siquiera que se marche con una vaga idea. Deseadme suerte.

Y es que Sucede que Hoy, me enfrento a una difícil situación...

3 comentarios :

Óscar Espiritusanto | 18:18

Suerte en tu empeño!!!! y si consigues además de explicarle a tu abuelo que es un blog que se anime a dictarte uno por el momento, te llevas los próximos BOBs-Awards seguro :-) es cuestión de insistir. Mi eMadre tiene http://www.mipescaderia.com/ no lo actualiza mucho pero se defiende :-)¡A evangelizar a los mayores que tienen muchas cosas que contar! ;-)

Pablo Martín Lozano | 23:48

Creo que BOBs-Awards tendrá que esperar esta vez. Bastante tuve con lograr que se fuera sabiendo que su nieto escribe en esa cosa tan rara llamada Internet, jeje, pero gracias!
Por cierto, muy bueno lo de tu madre; eso sí que es una eMamá. ;)

Chiqui | 00:17

Lo que tienes que hacer es dejarte de zarandajas y explicarle como puede jugar con sus amigos al eTute o al iCinquillo.
Vas a ver como en dos patadas está escribiendo comentarios en tu blog. :)
Saludos