Contigo al fin del mundo


Si llegara el fin del mundo, querría que me sorprendiese en un abrazo contigo. Que las trompetas del desastre sonaran mientras tus brazos rodean mi cuerpo. Que el viento levantado vaticinando la hora del juicio final hiciese bailar a tu pelo sobre mi rostro, acariciándome la piel y deslizando por mi frente hasta cubrir mis ojos para no ver lo que está ocurriendo afuera. Si llegase el fin del mundo, querría que me sorprendiese con tus labios regalándome el último beso posados sobre los míos; cálidos, húmedos, llenos de amor y vida, como queriendo aferrarse a un último recuerdo dulce y eterno. Y solos, con el estruendo del cielo abriéndose ante nosotros, decirte que te amo y que toda mi vida valió la pena gracias a ti. Que partir es doloroso, pero menos que si jamás hubiese tenido la oportunidad de compartir mis días contigo y ser feliz. Y aunque llegue mi hora me iré sabiendo que hay vida antes de la muerte cuando se tiene cerca a alguien que cada día te hace sonreír. Alguien que te mira, te acaricia y te hace sentir que nada importa más que estar en ese instante allí. Alguien que con sólo una palabra es capaz de encoger tu pecho y hacerte estremecer al no poder reprimir tanta felicidad por el propio porvenir. Si llegara el fin del mundo, querría que me sorprendiese estando bien pegado a ti, abrazados, entregados a la pasión del último beso y justo después de haberte dicho que jamás imaginé un momento mejor para partir.

Y es que Sucede Que Hoy temí la llegada del fin del mundo por no verte...


2 comentarios :

Amparo | 06:39

Hoy temí la llegada del fin del mundo por no verte. Nada más!

Y si pudiera esconderte en un abrazo, te lllevaría hasta el cielo.

Pablo Martin Lozano | 11:30

Gracias por tu comentario, Amparo, pero mejor que le digas esto directamente a la persona a la que van dirigidas tus palabras!
Saludos.