Olor a Recuerdo

Llueve a treinta grados y el olor a tarde húmeda me hace recordar la vez en que la lluvia nos sorprendió sin preaviso sentados bajo aquel árbol centenario. Fue una de esas tardes que sólo se viven una vez y la intensidad del pensamiento hace que queden grabadas a fuego en la memoria, justo en el rincón de las experiencias que saben a vida. Los colores, los sonidos, las sensaciones, los olores... Recuerdo todo, incluidos tus besos y tu risa entregada. La forma en la que te mantenías sentada en mis rodillas, cara a cara, a un beso de distancia. Y cómo el aire levantaba hojas, vergüenzas y esperanzas. La gente corría espantada mientras entre tú y yo reinaba la calma. Y sólo nuestros corazones latían al ritmo de la estampida generalizada. No por miedo, sorpresa o pocas ganas de sentir la piel mojada, sino de saberse entregados a una causa que por entonces apenas comenzaba. Y que ahora que ha pasado el tiempo lo siguen haciendo con más entrega, devoción y garra. Desde entonces muchas lluvias han mojado el mismo suelo y ninguna sin embargo ha logrado evocar la emoción de saber que aquel sería por siempre un instante eterno. Por suerte queda la virtud del recuerdo; cerrar los ojos, viajar atrás y revivir a diario, ingenuo, la magia de aquel encuentro.


Y es que Sucede Que Hoy el olor me transportó...

12 comentarios :

Encarni | 20:55

Hola Pablo!

Me has hecho recordar cierto día. Venía de la facultad hacia casa, empezó a llover y al principio decidí resguardarme y esquivar los charcos pero... no se que sucedió, de repente me apetecía sentir la lluvia en la cara, mis pies en los charcos y la sonrisa en mi cara, esa que provocaba la ilusión de la niña que a veces tengo dentro. No se por que la gente corre cuando llueve... es tan fantástico sentirla!!

Los que sabemos disfrutar de la lluvia tenemos la suerte de guardar buenos recuerdos vividos bajo ella.

¿Aún sigues sin llevar jamás paraguas?

Besos.

Pablo Martín Lozano | 20:59

Hola Encarni, me alegro de que mi relato haya suscitado un recuerdo en tu mente.
La lluvia es siempre un regalo que a los que nos gusta el sol no siempre sabemos apreciar. Pero cuando llega, siempre es motivo de alegría por el componente de renovación que lleva implícita.
Por supuesto que sigo sin llevar jamás paraguas. No es una moda, es casi una filosofía de vida.

Besos y gracias por comentar.

Jessica Plazola | 04:02

hola!
saves, me ha gustado tu relato, me hace recordar sensaciones, yo creo que hay dos olores que nunca olvidare, la tierra humeda en plena lluvia y el perfume de mi abuela.
Cuando era pequeña mi papá me llevaba en sus hombros en la tormenta y me decia que "eramos cazadores de tormentas" ahora cada vez que llueve, vuelvo a ser la niña de tres años, mirando las gotas caer al ritmo de mi risa...

Me encanto tu Relato. Felicidades.

Pablo Martín Lozano | 04:09

Hola Jessica, muchas gracias por tu comentario. Es muy bonito lo que cuentas. Me alegro de que td haya gustado y te agradezco el esfuerzo de dejar el comentario.

Saludos.

Anónimo | 12:30

Esto es lo maravilloso que tiene la vida, suceden cosas llenas de magia.
saludos*
Cristina.

Pablo Martín Lozano | 17:00

Hola Cristina, así es, la magia nos rodea. Gracias por tu comentario.

Saludos.

Anónimo | 13:38

Llevo años visitando tu pagina y me gusta leer lo que escribes.
Muchas veces me siento reflejada en ellos (seguro que es lo tipico que te escriben) y no puedo evitar que se me erice la piel con solo leer lo que cuentas. Parece que entras en mi cabeza, en mi corazon, y sacas todo lo que nunca puedo llegar a decir. A veces lo malo de algo, que eso es lo mas fácil de pensar y de creer...
Como me gustaria tenerte a veces a mi lado, solo para ver que no todo lo malo es lo mas facil de pensar. Seguro que darias la vuelta a toda mi cabeza y me harias olvidarme de todo en cuestion de palabras.

Y es que Sucede Que Hoy simplemente, te necesitaria.

Pablo Martín Lozano | 13:46

Hola Anónima, gracias por tu comentario y me alegro de ver que mis palabras llegan y penetran.
Por lo demás, sólo decirte que busques en tu interior que es donde siempre se hallan todas las respuestas y es desde ahí desde donde yo escribo lo que escribo. Trata de agradecer lo bueno y positivar lo malo. Siempre tenemos algo por lo que estar y ser felices.
Saludos.

Quetzal | 20:13

"La virtud del recuerdo" con eso me quedó...
besos, pablo

Pablo Martín Lozano | 20:23

Encantado de que te guste.
Saludos.

Rocio | 18:50

Hola Pablo, ya había leído antes tu espacio, regreso y como siempre encantada de leerte con tus breves, ciertas y lindas palabras...'ese olor es maravilloso' al igual que los demás he recordado, gracias :o)

Pablo Martín Lozano | 20:03

Hola Rocío.
Gracias por dejar tu comentario.
Me alegro que te guste.
Saludos.