Como tú

Me giré y te vi. Allí estabas, sonriendo con esa cara de pícara incrédula que se te pone cuando no quieres demostrar tu risa, aunque tus labios siempre acaben por arquearse. Y te vi tan tuya como siempre, pero tan mía como nunca. Fue como sentir que detrás de aquellos ojos se encontraba mi futuro. Como si tras aquella sonrisa habitara la mía de por vida. Y sonreí como quien acaba de darse cuenta de que es feliz. Como el que siente la necesidad de agradecer lo que está viviendo. Y las paredes de la habitación respiraron armonía. De pronto la luz, el sonido, el aroma, los colores, el aire... ya nada era lo mismo. Seguramente en algún lugar del planeta, a cientos, a miles o a escasos kilometros de la escena estaba ocurriendo algo que había desencadenado este instante de alineación de almas perfecta. Quizás el frío absurdo, quizás la lluvia veraniega. Tal vez la posición de la luna o el hecho de que no hubiese sentido tus besos durante largas y pesadas horas perdido en una ciudad que todavía no era la nuestra. Pero fue suficiente girarme y ver tu foto, esa en la que sales con cara de pícara incrédula, la que se te pone cuando no quieres demostrar tu risa, aunque tus labios siempre acaben por arquearse, para sentir que detrás de aquella mirada, detrás de aquel papel, habitaba un sentimiento que hacía que se me retorciera el alma. Y sonreí, casi sin querer, sin darme cuenta de que mis labios comenzaban a arquearse. Como tú. Tan mío como siempre, tan tuyo como nunca.

Y es que Sucede Que Hoy me giré y te vi, en foto...

14 comentarios :

Alisea | 18:37

Que bonito es el amor!! :) Precioso tu escrito.
Saludos.

Anónimo | 15:14

Me encanta cada palabra que escribes, cada sentimiento que dibujas y muestras, cada sensación y sentimiento que hace que al cerrar los ojos puedas imaginar con exactitud aquello que quieres decir. Muchas de tus palabras sirven de inspiración para las mias. Gracias.

Pablo Martín Lozano | 17:36

Hola Alisea, muchas gracias por tu comentario. El amor es bonito como indicas, quedándote corta incluso. En cuanto a mi escrito, sólo unas pinceladas de ese sentimiento.

Saludos y gracias.

Pablo Martín Lozano | 17:38

Hola "Anónimo". Un placer conocer todo lo que dices sobre mis palabras. Al fin y al cabo, todo se reduce a buscar palabras, manosearlas y darle forma hasta tratar de acercarlas al máximo al sentimiento que se quiere transmitir. Pero a veces los sentimientos no hablan con palabras y se hace duro describirlo.
Me alegra y halaga servir de inspiración.

Saludos.

Kissy Social Media | 00:25

Simplemente precioso...a ver si algún día alguien me dice algo así ke ya pensaba ke no habían hombres ke pudieran sentir de esa manera :)

Pablo Martín Lozano | 22:58

Hola Kissy, gracias por tu comentario. Me alegro mucho de que te haya gustado. Seguro que alguien te lo dirá.

Saludos.

Quetzal | 23:53

Es maravilloso leerte aunque ya no escribas tan a menudo.
un beso, Pablo.

Pablo Martín Lozano | 00:17

Hola Quetzal! Qué alegría leerte. Me alegro de que mis letras sigan interesando y gustando, aunque no sé si decir esto último es excesivo. Ojalá tuviera más tiempo para hacerlo más a menudo. Lo importante es que este rincón sigue vivo y su función sigue siendo la misma.

Saludos y gracias.

Anónimo | 01:10

sigue siendo uno de los rincones que nunca abandono y cada cierto tiempo busco en favoritos con la emocion y esperanza de encontrar una nueva historia, gracias por seguir manteniendo en pie este blog Pablo,

un beso, Gisela

Pablo Martín Lozano | 10:52

Hola Gisela. Gracias a ti por seguir entrando y no perder esa esperanza pese a que ahora no puedo publicar tan a menudo.

Un beso y ojalá siempre mantengas esa ilusión.

Anónimo | 12:21

Que profundo y bonito, llega hasta lo mas hondo del alma,esto es señal de que se puede alimentar al alma y si existe...

Pablo Martín Lozano | 22:48

Hola "anónimo". Muchas gracias por tus palabras. Mi opinión: claro que existe, claro que se puede alimentar.

Saludos y de nuevo gracias.

Anónimo | 19:24

Solo me hizo falta leerte una vez para ponerte entre mis paginas favoritas. Enhorabuena por todo lo que escribes, eres admirable.

Pablo Martín Lozano | 23:02

Hola "Anónimo" y muchísimas gracias por tu comentario. Tus palabras imponen.

Saludos.