Nos faltará de todo, menos amor

Hoy, entre haces de luz que se colaban por debajo de tus gafas de sol, he visto la preocupación en tu mirada. El brillo habitual de tus ojos estaba adormecido, como enturbiado por la desazón ante las nuevas y malas noticias. De lejos he visto tu alma, agazapada al fondo de unas pupilas grisáceas, temblorosa, desubicada. Y entre lágrimas perdidas he encontrado una espina que no debiera estar clavada. Porque podrá faltarnos un viaje, pero seremos felices jugando con la mente a hacer escapadas. Podrá faltarnos la dicha, pero inventaremos maneras de sonreír a la vida en cada luna nueva. No será ampulosa la dieta, pero nos bastará el cariño para llenar de ilusiones la nevera. Y si alguna vez lo que escasea son palabras, estaré tranquilo sabiendo que contigo me basta para entenderme una mirada. Así que deja que tus ojos recobren el color de la esperanza. Permite que tu pecho se abra oxigenado hacia la fe en nuestras armas. Que los dos sabemos que la vida nos tiene reservado un gran mañana. Haz del tiempo tu coartada y experimenta la emoción de saber que detrás de cada pena hay siempre una alegría esperando a ser encontrada. Búscala con ímpetu y verás que los haces de luz que antes se colaban por debajo de tus gafas, se tornan rayos de alegría coloridos como el arcoíris cuando el cielo escampa.

Y es que Sucede Que Hoy encontré grisácea tu mirada...

8 comentarios :

Maria de Andrés | 11:27

Te leo desde hace mucho tiempo pero nunca me había animado a comentarte.

Pero hoy me ha llegado tu post, si cabe un poco más, así que he sentido la necesidad de felicitarte y decirte lo mucho que admiro el arte con que en el que tratas las palabras para describir y transmitir cada sensación, cada escena. Así que gracias por compartir esto con el mundo.

(Por cierto, al ir a comentarte he visto que la manía de leer a través del Reader me ha impedido darme cuenta hasta ahora de que compartimos profesión y de que también te sigo en twitter (el mundo online es muy pequeño!)

Pablo Martín Lozano | 11:48

Hola, María!
Muchas gracias por tu comentario.
Me alegro de que te hayas decidido a comentar porque a través de vuestros comentarios aprendemos todos y el blog cobra mayor sentido.
Muchas gracias por lo que dices y, sí, efectivamente, nos seguimos en Twitter ;)

Saludos y gracias.

MMG | 05:42

Parece que hoy hay un optimista en estas líneas y ¡mira que hacen falta!

Pablo Martín Lozano | 08:50

Siempre busco el optimismo, trato de entregarlo y de hacer ver a los que me rodean que más vale ser optimista que amargado. Todo tiene siempre un lado positivo.

Gracias por el comentario.

Saludos.

miriam | 20:46

Hola Pablo!
la verdad es que encontré tu blog por casualidad, siendo carta de arrepentimiento" el primer texto que leí tuyo, y el cual me encantó. Gacias a él me fue imposible dejar pasar la oportunidad de visitar tu blog y leer todas y cada una de tus publicaciones.
La verdad esque me han fascinado toda, especialmente las mas recientes, no se como lo haces, pero en cada linea sabes captar la atencion de lector y en muchísimas ocasiones hacerlo sentirse identificado.
Son maravillosos todos tus textos, deverdad, estoy asombrada con la manera en la que expresas absolutamente todo y nada, solo queria darte mi mas sincera enorabuena y animarte a que sigas con este blog adelante!
Gracias por compartir tu talento con todos nosotros.
PD: estoy deseando leer tu proxima obra de arte ;)

Pablo Martín Lozano | 21:11

Hola, Miriam y ante todo, muchísimas gracias por lo que dices. Mucha gente ha conocido el blog a través del relato del que hablas y, de hecho, es el post que más visitas diarias recibe. Debe ser que hay mucho arrepentido por el mundo.
Me alegra saber que lo que escribo llega al lector.

Gracias y ojalá pueda seguir despertando tu interés.

Saludos.

pequenia_vane | 08:59

No recuerdo cuánto hace desde la última vez que te leí (y comenté)... sucede que hoy necesitaba encontrarme con palabras distintas, nostálgica de tiempos pasados me sumergí en la búsqueda de "nada" y sin pensarlo terminé leyendote como hace tanto ya...
Tus palabras, aunque notoriamente más maduras, me han llegado como siempre, de una manera tan bella que desgarra.
Y sucede que hoy me he vuelto a sentir mujer al leerte!

Pablo Martín Lozano | 13:36

Hola, "Pequenya_Vane"! Cuánto tiempo! Me alegra volver a saber y más, si es con un comentario tan profundo y sentido como el que has dejado.
Gracias.
Gracias porque saber que mis textos llegan "como siempre, de una manera tan bella que desgarra" es realmente bonito y está expresado de una forma magistral que me ha encantado.
Si además sumamos lo de "Y sucede que hoy me he vuelto a sentir mujer al leerte!" ya no me quedan palabras para un logor tan mayúsculo.
Me alegra saber de ti y te agradezco tus palabras.

Un abrazo.