Cuando Estalla Vigorosa el Alba


No me importa el otoño si despierto a tu lado. Ni que el cielo se encapote, o lluevan piedras contra el suelo siempre que mi edredón termine por enredarse entre tu cuerpo. Que mis labios amanezcan entre los rizos de tu pelo. Afuera, el gris pinta de melancolía la mañana. Adentro, entre paredes, el arco iris ilumina toda la estancia y se refleja en tus pupilas todavía dilatadas. Tu sonrisa se convierte en el mejor desayuno dándome energía para toda la jornada. Qué bonita eres cuando estalla vigorosa el alba. Y te miro y sonrío y agradezco tu presencia a la vida y a las hadas. No hay palabras más sinceras que afirmar que tu presencia es como vivir en una primavera sostenida y dilatada. Que el otoño debió inventarlo un herido de amor con la espina aún clavada.

Y es que Sucede Que Hoy tu presencia fue mi luz en la mañana...

4 comentarios :

Lamas | 14:13

"Que el otoño debió inventarlo un herido de amor con la espina aún clavada." Qué perfeción de frase!!

Pablo Martín Lozano | 18:42

Hola Lamas!
Me alegro mucho de que te haya gustado la frase. Es que el otoño arrastra tanta melancolía...

Gracias por tus palabras y un beso.

Rocio | 22:15

Que lindo escenario describes y las palabras fueron perfectas, en lo personal amo el otoño! :) Saludos.

Pablo Martín Lozano | 22:32

Hola Rocío, muchas gracias por tu comentario. El otoño tiene su punto, pero eso no quita que sea una estación tristona y melancólica.

Saludos!